Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

WASHINGTON / AP

El presidente George W. Bush sancionó ayer jueves una ley que cambia las normas que rigen las escuchas telefónicas y garantiza inmunidad a compañías de telecomunicaciones que ayudaron a Estados Unidos a espiar a los norteamericanos en posibles casos de terrorismo.

El presidente describió el proyecto como “una ley clave que es vital para la seguridad de nuestros ciudadanos’’.

Bush firmó la medida en una ceremonia en los jardines de la Casa Blanca un día después que el Senado le enviara el documento, debatido acaloradamente durante meses en el Congreso, donde se han discutido las normas de vigilancia del país y el programa presidencial de intervenciones a conexiones telefónicas sin autorización judicial, que se inició después de los ataques del 11 de septiembre.

Ha sido una batalla en la que se confrontó la privacidad y las libertades civiles de los ciudadanos con el deseo de prevenir ataques terroristas y el miedo del Partido Demócrata a ser considerado demasiado débil cuando se trata de proteger el país.