• |
  • |

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, fue recibido el viernes a mediodía en la ciudad de Punto Fijo (noroeste de Venezuela) por su homólogo Hugo Chávez, en un encuentro crucial en el que los mandatarios esperan iniciar una nueva etapa en sus relaciones bilaterales.

"Va a ser una reunión franca porque en el fondo del alma mía lo que hay hacia Colombia es afecto, amor y compromiso de hermandad (...) Estamos en la necesidad de retomar el camino, de reactivar las relaciones pero eso depende de muchas cosas", declaró Chávez minutos antes de recibir a Uribe.

Después de varios meses de críticas cruzadas, los dos mandatarios se reencontraron con un apretón de manos y posaron brevemente para la prensa.

El encuentro bilateral de este viernes, el primero de los dos mandatarios desde finales de 2007, quiere fijar las bases de un diálogo respetuoso y constructivo y dejar atrás una crisis motivada fundamentalmente por la cuestión de los rehenes en manos de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Debido a esta falta de entendimiento, cuestiones como la cooperación en los más de 2.000 kilómetros de frontera y las importantes relaciones comerciales entre ambos países se han visto afectadas y es necesario reactivarlas.

Por eso, en el encuentro, Chávez y Uribe tienen previsto firmar varios acuerdos y compromisos, entre ellos uno que aumentará el cupo de vehículos colombianos importados, otro sobre promoción y protección recíproca de inversiones, un convenio para evitar la doble tributación además de un compromiso para facilitar el paso de mercancías en la frontera.

Colombia es el segundo socio comercial de Venezuela después de Estados Unidos y el volumen de negocios entre ambos países rozó los 6.000 millones de dólares en 2007, de los cuales la mayoría son ventas de productos colombianos.

Además, ambos mandatarios firmarán una declaración de intenciones para dar por zanjadas sus diferencias de los últimos meses.

"Esta reunión lleva toda la intención de reacercamiento, relanzamiento, cooperación, paz e integración de América latina", declaró Chávez este viernes.

El dirigente venezolano, que actuó en 2007 como mediador para un canje humanitario en Colombia, fue apartado por Uribe de este papel de intermediario pero las FARC le entregaron entre enero y febrero de 2008 seis secuestrados de forma unilateral y sin condiciones.

El 1 de marzo, cuando el Ejército colombiano atacó un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano y mató al número dos de la guerrilla, Raúl Reyes, Chávez envió tropas a la frontera con Colombia y congeló temporalmente las relaciones diplomáticas.

Las informaciones supuestamente almacenadas en los computadores confiscados en ese campamento, que según Bogotá mostrarían relaciones comprometedoras de Chávez con las FARC, sólo agravaron esta tensión bilateral.

En estos momentos, Uribe llegó a su encuentro con Chávez fortalecido tras el rescate de 15 rehenes de las FARC, entre ellos la franco-colombiana Ingrid Betancourt.

Por su parte, el líder venezolano ha perdido protagonismo internacional y ha cambiado de discurso con respecto a las FARC, a quien pidió que liberen a todos los rehenes y se planteen el fin de la lucha armada.

Ambos mandatarios tienen previsto hacer un recorrido por la refinería Amuay, 370 kilómetros al noroeste de Caracas, que forma parte del Centro de refinación de Paraguaná, el mayor del mundo, con una capacidad de refinación de 940 millones de barriles diarios, según cifras oficiales.

En este mismo lugar, en noviembre de 2005, ambos mandatarios acordaron la construcción del gasoducto transfronterizo Antonio José Ricaurte, inaugurado en 2007 en la localidad colombiana de Puerto Ballena.

Posteriormente, los dos mandatarios firmarán los acuerdos previstos y darán una rueda de prensa.