• |
  • |
  • END

CARACAS / AFP

Los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe, y de Venezuela, Hugo Chávez, dieron por superados ayer viernes los choques y tensiones de los últimos siete meses y auguraron una “nueva etapa” de su relación, tras la primera reunión bilateral del año.

“La reunión comenzó y terminó bien. Termina con un gran optimismo de ambas partes, de nuestros equipos”, dijo Chávez, quien mantuvo una conversación en privado con Uribe durante un poco más de horas.

“A partir de hoy (ayer viernes para los lectores) comienza una nueva etapa. Hemos decidido retomar el camino que vinimos construyendo desde que usted llegó a la presidencia de Colombia”, agregó Chávez.

Uribe, de su lado, calificó la reunión de “muy constructiva” que fue “planeada con el más positivo espíritu”.

Además, Chávez le reclamó “no haberlo llamado para la suspensión de la mediación y se lo acepté”, reconoció, en referencia a la mediación del mandatario venezolano con la guerrilla de las FARC para un canje de rehenes en Colombia, que Uribe dio por terminada en noviembre de 2007.

“Es bueno decirlo en público, porque la vida obliga a hacer el mayor de todos los esfuerzos”, dijo.

El mandatario venezolano intervino luego para decir que había entendido la explicación de Uribe y la había aceptado.

Los dos presidentes sostuvieron el viernes en Punto Fijo, 370 km al noroeste de Caracas, su primera reunión desde que Uribe cesó a Chávez como mediador en busca del canje de rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por rebeldes presos.

Está previsto que los dos mandatarios firmen varios acuerdos durante este encuentro, entre ellos uno que aumentará el cupo de vehículos colombianos importados, que fue reducido a principios de año por Chávez, lo cual creó un gran problema de desempleo en las plantas colombianas.

Además, Uribe propondrá a Chávez un acuerdo de promoción y protección recíproca de inversión, otro para evitar la doble tributación y un convenio para facilitar el paso de mercancías.

Colombia es el segundo socio comercial de Venezuela después de Estados Unidos.