• |
  • |
  • END

TEHERÁN /AFP

Irán atizó esta semana la tensión con los países occidentales al efectuar disparos de prueba de varios de sus misiles, entre ellos uno capaz de alcanzar Israel, mientras las grandes potencias estudian la apertura de negociaciones con Teherán sobre la cuestión nuclear.

Irán anunció el viernes que su principal negociador se reunirá a finales de la próxima semana en Suiza con el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, para discutir propuestas destinadas a entablar una negociación sobre el programa nuclear iraní.

Los países occidentales temen que el enriquecimiento de uranio por parte de Irán tenga como objetivo fabricar armas nucleares, lo que Teherán desmiente afirmando que se trata de un programa puramente civil destinado a generar energía.

Sin embargo, Irán decidió hacer una muestra de fuerza de su arsenal ensayando varios de sus misiles, entre ellos el de mayor alcance, el Shahab-3, que afirma podría llegar a territorio israelí.

Israel y su gran aliado Estados Unidos nunca han descartado una acción militar contra las instalaciones nucleares iraníes, a lo que Teherán ha contestado con reiteradas amenazas de una respuesta feroz.


“Respuesta que lamentareis”

“Tú, mentiroso Israel, y tú, mentirosa Casa Blanca (...) si queréis efectuar una invasión os daremos tal respuesta que lamentaréis vuestra acción”, dijo de nuevo el viernes un alto responsable religioso iraní, el ayatolá Mohamed Emami Kashani, en un sermón retransmitido por la radio estatal.

“Irán no reconoce a Israel porque es un ocupante (...) pero Irán no quiere enzarzarse en una guerra con él y no quiere disparar sus misiles a Tel Aviv”, afirmó sin embargo el clérigo.

Teherán afirma que el Shahab-3 es capaz de alcanzar 2,000 km, lo que le permitiría llegar a Israel, Arabia Saudita e instalaciones militares estadounidenses en Oriente Medio.

Sin embargo, responsables estadounidenses se esforzaron por quitar importancia a los ensayos iraníes, afirmando haber detectado sólo siete de ellos y poniendo en entredicho el alcance del Shahab-3.


La fotografía retocada
La duda surgió también en torno a una fotografía difundida el miércoles por Irán para “demostrar” el éxito de sus ensayos y que expertos occidentales afirman fue retocada para agregar un misil.

“El objetivo del ejercicio era enviar una señal. En consecuencia Irán exageró las capacidades del misil en sus declaraciones y a la vez, al parecer, retocó las fotografías”, declaró a la AFP Mark Fitzpatrick, experto del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres y ex responsable del Departamento de Estado norteamericano.

Pese a las dudas, Estados Unidos dejó claro que Irán debe poner fin a estos actos de “provocación” en pleno periodo de tensión en la región petrolera del Golfo.

Reactivado por las tensiones geopolíticas, el precio del barril de crudo no dejó de subir esta semana alcanzando un nuevo récord el viernes a más de 147 dólares en Nueva York y Londres.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban ki-moon, llamó de nuevo el viernes a Teherán a suspender su programa de enriquecimiento de uranio.

“Hago un llamado a las autoridades iraníes a cumplir plenamente todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y a continuar sus negociaciones con la Unión Europa y las partes involucradas”, dijo Ban.

En junio, un grupo de seis potencias -Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania- sometió a Teherán, por mediación de Solana, un “paquete” de propuestas destinado a entablar negociaciones sobre varios temas a cambio del cese de las actividades iraníes de enriquecimiento de uranio.