Rachel Jones / AP
  • |
  • |

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, calificó de ''francotirador'' al ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, y lo acusó el domingo de ser una amenaza para la paz entre ambos países.

El jefe de estado hizo la acotación a menos de 48 horas del reencuentro con su colega colombiano, Alvaro Uribe, con quien había roto relaciones en febrero por diferencias en cuanto al tratamiento a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

''Yo quiero hacer un llamado a la reflexión al ministro de Defensa de Colombia porque se ha convertido en un francotirador'', dijo el mandatario en su intervención en la Cumbre de Petrocaribe, que se realiza en Maracaibo, a 700 kilómetros al este de Caracas.

''Decidimos voltear la página, (Uribe y él), pero apenas unas horas después sale el ministro Santos diciendo que bueno, que ojalá Chávez piense. Es un ministro de defensa, pero se da la libertad de hablar por encima de su presidente'', indicó el gobernante.

El mensaje de Chávez pareció llegar de inmediato a Bogotá y un breve comunicado Uribe pidió a todos los miembros de su gobierno ''total prudencia'' sobre Venezuela.

''El presidente de la república reafirma el propósito de avanzar en una nueva era de relaciones, tal como se acordó hace dos días con el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez. Se pide a todos los voceros del gobierno (colombiano) total prudencia para no afectar este sendero'', dijo la presidencia en una nota de tres líneas y divulgada por la casa de gobierno en su sitio de internet.

El sábado durante una reunión sobre seguridad en la localidad de Soacha, a las afueras de Bogotá, el ministro Santos había expresado su opinión sobre el encuentro de Uribe con Chávez.

''Lo que a nosotros nos interesa es simple y llanamente que esas palabras que pronunció (Chávez) en contra las FARC se traduzcan en hechos y que no solamente no colaboren, sino que ni siquiera toleren la presencia de las FARC allá (en Venezuela). Con eso contribuyen enormemente a la paz en Colombia'', dijo Santos.

En su intervención en Maracaibo, Chávez pidió a Uribe que pusiera ''en su sitio'' al ministro Santos.

''Esto lo digo con mucho respeto, pero igual con mucha firmeza, presidente Uribe. Vamos a voltear la pagina, pero ponga en su sitio a su ministro de Defensa, porque si no, no podremos... (Santos) está tiroteando los acuerdos que hicimos. ... ¿Quien lo manda? United States.'', indicó, en referencia a Estados Unidos.

''Si fuera mi ministro, ya estaría destituido, Uribe. Ya lo hubiera destituido. Pero no sé que ocurre allí. No me quiero meter en esas cosas'', dijo Chávez.

La relación entre Bogotá y Caracas entró en una crisis en noviembre del año pasado después que Uribe le retiró a Chávez la mediación para un canje humanitario de rehenes por prisioneros de las FARC.

El momento más crítico de la crisis se vivió a principios de marzo, tras el ataque de tropas militares colombianas a un campamento de las FARC en Ecuador, próximo a la frontera y donde murió el segundo al mando guerrillero, Raúl Reyes.

Por ello el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, acusó a Colombia de violación del territorio. Chávez ordenó, en solidaridad con el gobierno ecuatoriano, el envío de diez batallones a la frontera, expulsó al diplomático colombiano en Caracas, cerró la embajada venezolana en Bogotá, y restringió el paso de las importaciones y exportaciones por la frontera.

Las tensiones se agitaron aun más luego de la difusión de algunos correos del computador de Raúl Reyes, que supuestamente sobrevivió al ataque armado y que señalan la existencia de supuestos vínculos entre el gobierno venezolano y la guerrilla.