Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

TEGUCIGALPA / AFP
Un Boeing 737-700 de la aerolínea Copa reinició ayer domingo los vuelos en el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, que había sido cerrado por el presidente Manuel Zelaya desde el 30 de mayo, tras un accidente de TACA que dejó cinco muertos.

“Arriba Toncontín”, gritaron trabajadores de los distintos negocios que operan en la terminal aérea situada en el sur de la ciudad, después del aterrizaje que marcó la reapertura del aeropuerto.

“Gracias a Dios que comienza una nueva vida para nosotros, tenemos empleo. Sentimos una emoción grande porque ya no voy a tener que salir a otra ciudad a trabajar y mi vida continúa normal”, expresó el presidente de la Asociación de Maleteros de Aeropuertos de Honduras (Asomalah), Alfredo Pacheco.

Los negocios de comidas rápidas y artesanías reabrieron, luego de más de 40 días de inactividad que, según la dirigencia de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), golpeaba toda la economía de la ciudad, sobre todo la industria hotelera y la del turismo en general.

Obligado por crecientes presiones de vastos sectores sociales, Zelaya ordenó la reapertura de Toncontín para vuelos de aviones de gran porte, luego de cerrarlo tras el accidente de un Airbus 320 de TACA el pasado 30 de mayo.

Tras el accidente de TACA, la Organización Internacional de la Aviación Civil (OIAC) recomendó al Gobierno hacer mejoras en el aeropuerto Tocontín, como ampliar la pista actual --que tiene 1.800 m-- y reducir la cantidad de pasajeros en los aviones.