• Madrid, España |
  • |
  • |
  • AFP

Las coincidencias sobre una mayor colaboración económica, principalmente en energía, y la constitución de una mesa de debate sobre la Directiva de Retorno entre Europa y América Latina han dejado atrás y sustituido el ¿por qué no te callas? en las relaciones hispano-venezolanas.

"Es muy bueno que se cierren capítulos (como el incidente de Chile con el Rey Juan Carlos I de España, ndlr) y se abran capítulos para trabajar juntos", dijo este viernes el presidente venezolano, Hugo Chávez, en una rueda de prensa en Madrid con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

El mandatario venezolano fue recibido este viernes por el monarca español en su palacio de verano, en la isla mediterránea de Mallorca (archipiélago de las Baleares), durante un encuentro "muy placentero", según lo calificó el propio Chávez, quien ha dado por normalizadas las relaciones bilaterales.

El presidente de Venezuela, que invitó a Don Juan Carlos a visitar su país el próximo año, reveló que la reunión tuvo lugar en un ambiente distendido y que el Rey, haciendo gala de su conocido buen humor, le regaló una camiseta con la famosa frase.

El incidente ocurrido en la pasada Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile "quedará como una anécdota para el recuerdo, de la que nos reiremos", añadió, Chávez, quien tras su visita al Rey, viajó a Madrid para reunirse con Zapatero.

El presidente venezolano acudió al encuentro con Zapatero acompañado por su canciller, Nicolás Maduro, y su ministro de energía, Rafael Ramírez, mientras que por parte española acudieron el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y el ministro de Industria, Miguel Sebastián.

Zapatero y Chávez hablaron de varios temas, entre los que tuvo un especial espacio la inmigración y la colaboración en materia comercial, principalmente energética.

"Me parece que sería muy bueno hacer como una mesa de trabajo entre Europa, y especialmente España y Portugal, los países más cercanos a nuestra América, Sudamérica" sobre la directiva de Retorno europea, afirmó el mandatario venezolano, quien tuvo el apoyo de Zapatero, convencido de que es la manera de "dar una adecuada explicación" sobre la nueva regla a Latinoamérica.

La Directiva de Retorno europea armoniza las condiciones de expulsión de los inmigrantes ilegales de la UE con periodos de retención de hasta 18 meses a quienes se nieguen a partir por iniciativa propia, además de imponer una prohibición de cinco años de regresar al territorio del bloque.

Su aprobación, el 18 de junio por el Parlamento Europeo, levantó una protesta unánime entre los países latinoamericanos.

"No queremos llegar a ningún tipo de confrontaciones, sino buscar soluciones, eso es lo que nos motiva", afirmó el mandatario venezolano, quien resaltó las posibilidades de cooperación energética con España.

Chávez evocó la posibilidad de lograr un convenio similar al logrado con Portugal por el cual Caracas suministraría petróleo a cambio de "tecnología de procesamiento de alimentos, para la generación de energía alternativas".

Zapatero no dudó en apoyar al presidente venezolano asegurando que "hay campos nuevos de relaciones que pueden ser de interés para los dos países como la energía de la que Venezuela tiene un campo tan importante como es el petróleo y nosotros tenemos una necesidad muy importante".

En este sentido, Chávez, quien apostó por una estabilización del precio del crudo en 100 dólares, habló sobre las posibilidades de explotación de las reservas de la faja del Orinoco por medio de las petroleras Repsol YPF y PDVSA.

Tras su comparecencia, Chávez y Zapatero compartieron un almuerzo, con el que el presidente venezolano ha puesto punto final a su gira europea, que le llevó también a Rusia, Bielorrusia y Portugal.