• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • AP

La Sala Constitucional de Costa Rica ordenó el viernes la liberación de una estadounidense requerida por el FBI para que enfrente acusaciones de secuestro de menores, pero que recibió el estatus de refugiada en esta nación centroamericana.

El fallo promulgado con el voto a favor de seis de los siete magistrados de la Sala, el máximo órgano judicial en Costa Rica, beneficia a Chere Lyn Tomayko, quien llegó en 1997 con dos menores de edad. Argumentó que en ese entonces huía de supuestas agresiones que sufría por parte del padre de una de sus hijas, identificado como Roger Syprian.

La menor, llamada Alexandria y en ese entonces de 7 años, tenía prohibición salir del condado de Tarrant, en Fort Worth, Texas, donde su padre compartía su custodia.

Al violar la restricción y desaparecer, Tomayko fue acusada de secuestrar a Alexandria hasta que dieron con ella en Costa Rica en septiembre de 2007 y las autoridades estadounidenses tramitaban su extradición.

El fallo, del que AP recibió un resumen, indica que los jueces reconocieron la legitimidad del proceso de extradición pero aclararon que en este caso resulta imposible ejecutarlo por ''haberse concedido a la interesada el estatus de refugio''. El estatus le fue conferido el miércoles por la ministra de Seguridad, Janina Del Vecchio.

La ministra argumentó que ''desconocer la violencia doméstica como una causal de reconocimiento de la condición de refugiado implica desconocer la doctrina internacional básica del derecho internacional de refugiados'', pero aclaró que no todas las víctimas serían ''automáticamente acreedoras al refugio''.

El presidente Oscar Arias apoyó la decisión de Del Vecchio y al conocer del fallo judicial que el viernes dejó en libertad a Tomayko afirmó que se trató de una noticia ''maravillosa''.

En un comunicado difundido por su despacho, Arias expresó que está ''muy feliz como costarricense de que la Sala IV (Constitucional) le diera la libertad'' a la estadounidense que ahora convive con el médico Javier Montero, con quien procreó en Costa Rica otras dos hijas que tienen 5 y 7 años.

En la orden de búsqueda que el FBI difunde contra Tomayko dice que es una enfermera graduada que entre 1990 y 1996 litigó con su ex novio por la custodia de la hija de ambos. Es considerada una fugitiva desde noviembre del 2000.

El mandatario consideró que las relaciones con Estados Unidos no se deteriorarán por este caso. ''Esta diferencia de ahora es una cosa demasiado pequeña que no nos va a distanciar, no puede deteriorar nuestras relaciones que son de amistad y cooperación'', manifestó.

''En este caso se trataba de proteger los derechos humanos y Costa Rica es líder en este tema, yo estaba completamente de acuerdo'', sostuvo Arias.

La embajada de Estados Unidos en San José calificó como una ''decepción'' el otorgamiento del estatus de refugiada a Tomayko.

''La embajada de Estados Unidos se siente decepcionada por la decisión que tomó la ministra de Seguridad...'', destacó una nota de la sede diplomática y publicado en la sección editorial del diario La Nación.

En la nota los representantes estadounidenses alegaron preocupación ''por las implicaciones'' que podrían surgir.

''Estamos en absoluto desacuerdo con la suposición implícita de que el sistema judicial de Estados Unidos no podía proteger a la señora Tomayko contra cualquier maltrato supuesto o potencial'', agregó el comunicado.