AP
  • |
  • |

PANAMA (AP) Las primeras damas de Centroamérica concluyeron el viernes su cumbre regional con el compromiso de impulsar acciones y campañas para que los más pobres y personas vulnerables por razones culturales o de salud, accedan a la educación.

Señalaron en la declaración final que ''a pesar de que los países de la región establecen el derecho a la educación básica gratuita, las familias (pobres) deben asumir algunos costos derivados de la escolaridad''.

Se comprometieron a promover estrategias que ayuden a eliminar esa carga económica, aunque no explicaron cómo.

En Panamá se impulsa, por ejemplo, un proyecto en que se les entrega mensualmente una pequeña suma de dinero a familias pobres con la condición de que envíen a sus hijos a la escuela y reciban atención médica.

En El Salvador, se promueve el llamado Programa Red Solidaria que atiende a las familias más pobres, refirió durante la cumbre la primera dama salvadoreña Ana Ligia Sol de Saca.

Las participantes coincidieron también en la necesidad de erradicar el trabajo infantil o cualquier forma de violencia o discriminación, así como promover la participación de personas con discapacidad en el ámbito educativo y social.

De acuerdo a informes del Banco Mundial citados en la cumbre, por lo menos 50 millones de personas sufren de algún tipo de discapacidad en América Latina, lo que representa un 10% de la población total de la región, mientras que el 82% de ese sector vive en pobreza y el analfabetismo oscila entre el 40 y 55%.

Al encuentro, que tuvo como anfitriona a Vivian Torrijos, también asistieron las primeras damas Iris Castro de Zelaya de Honduras, Kim Simplis de Belice y representantes de educación de Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana.

Acordaron a su vez celebrar su novena cumbre en Belice en el 2010.