• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • AFP

Decenas de adolescentes en Costa Rica, muchas menores de 15 años, conviven con hombres adultos obligadas por las dificultades económicas que viven sus familias, informó el domingo el diario La Nación.

Aixia Ulate, psicóloga en una clínica de Jicaral, en la provincia de Puntarenas, afirmó que hay menores que conviven con extranjeros de 60 años de edad porque las colman de regalos.

"Las llevan de paseo a otros países y les regalan una moto u otros objetos muy costosos", dijo Ulate a La Nación.

En 2007, el Instituto Nacional de Estadística y Censos encontró 207 casos de unión libre entre un adulto y una menor de 15 años, precisó el diario.

En ese mismo año, se descubrieron 6.860 uniones libres entre mujeres con edades entre 15 y 18 años con un hombre mayor de edad.

Trabajadores sociales de la Caja Costarricense del Seguro Social y del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) han confirmado los casos.

El PANI recordó que es delito la unión libre con menores de 15 años. Un adulto puede ir a la cárcel si tiene relaciones sexuales aun con consentimiento. La pena va de 2 a 16 años en prisión.

Además, los padres pueden perder la autoridad por avalar estas relaciones.

En algunos casos, las menores abandonan el hogar porque los adultos les ofrecen mejores condiciones de vida, lo que a veces incumplen.

Trabajadores sociales resaltan que muchas jóvenes provienen de hogares en extrema pobreza, familias desintegradas o con problemas de adicción a las drogas o al alcohol.

Mario Víquez, presidente ejecutivo del PANI, observó que el entorno familiar no debería ver como normales ese tipo de uniones.

De acuerdo con la información del órgano, el año pasado en Costa Rica se registraron 733 matrimonios entre una menor de edad y un adulto, de ellos 547 católicos.

Además, 17.000 menores de 18 años fueron madres y el 90% de ellas abandonó las aulas, mientras que 82 niñas que cursaban la primaria quedaron embarazadas.