• Washington, EEUU |
  • |
  • |
  • AFP

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama va a reorientar su campaña hacia la economía y las dificultades que están viviendo los estadounidenses, luego de regresar de su gira de ocho días en Medio Oriente y en Europa.

"Lo que preocupa a la gente en todo el país ahora es su incapacidad para pagar el combustible y la comida porque los precios están subiendo de manera vertiginosa", dijo Barack Obama al canal NBC este domingo.

El candidato demócrata anunció que se encontraría el lunes con sus principales consejeros económicos, entre ellos el inversor y filántropo Warren Buffet, el presidente de Google, Eric Schmidt, el ex secretario del Tesoro Robert Rubin y el ex presidente de la Reserva federal Paul Volcker.

Buscará, según explicó Obama, estudiar las posibilidades de establecer un segundo plan de reactivación y de hacer bajar el precio del combustible en las estaciones de servicio.

En una intervención la tarde del domingo en Chicago en el Congreso de periodistas estadounidenses pertenecientes a minorías étnicas, Obama opinó que "la gente estaba preocupada por el precio del combustible, por su trabajo y su jubilación".

En dichas condiciones, agregó, "la semana que pasé hablando sobre asuntos internacionales no se traduce forzosamente en encuestas positivas en Estados Unidos porque, naturalmente, la gente está preocupada por los efectos inmediatos de la situación económica".

Sondeos publicados la semana pasada mostraron que el candidato republicano John McCain avanzó en estados azotados por la crisis económica.

El gobierno de George W. Bush lanzó en febrero un plan de reactivación de la economía que incluía una devolución de impuestos para unos 130 millones de estadounidenses: a partir de mayo, cada uno tenía que recibir por el correo un cheque de entre 600 y 1.200 dólares.

Interrogado sobre si consideraba que el precio elevado del combustible era positivo porque permitía a los estadounidenses tomar conciencia de los problemas energéticos, Obama respondió negativamente y subrayó que el precio del combustible hacía sufrir mucho a las clases medias.

Recordó, sin embargo, que era favorable para que haya un plan que incite a las compañías automotoras a mejorar el consumo de combustible de sus vehículos mientras que, subrayó, su contrincante John McCain se opone a ello.

El combustible ordinario costaba 3,97 dólares el galón (3,78 litros) en promedio a nivel nacional este domingo de mañana, frente a 2,90 dólares el año pasado en el mismo período, según la Asociación Automotriz Estadounidense (AAA).

En cuanto a Irak, otro asunto de suma importancia en la campaña, los dos bandos se acusaron este domingo de cambiar continuamente de opinión.

El portavoz de McCain, Tucker Bounds, declaró: "El hecho de que el senador Obama haya cambiado tres veces de opinión sobre Irak en 48 horas ilustra las faltas de experiencia y de juicio que preocupan al pueblo estadounidense".

En una entrevista publicada en la revista Newsweek, el candidato demócrata, que aboga por una retirada de soldados estadounidenses en 2010, dio a entender que el volumen de las tropas que quedarán en Irak será determinado "según las condiciones en el terreno".

Como respuesta, el equipo de Obama anotó que McCain también cambió de opinión. "Todo calendario es bueno con la condición de que sea elaborado en función de las condiciones en el terreno", dijo McCain luego de que el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, también se inclinara por una retirada en 2010.

Dos encuestas publicadas este fin de semana conceden una ventaja de entre cinco y siete puntos al candidato demócrata. La firma Gallup anunció un 48% de intenciones de voto para Obama frente a 41% para McCain y la otra, Rasmussen, 49% para el candidato demócrata y 44% para el republicano.