Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

MADRID / AFP
El juez de instrucción español, Baltasar Garzón, dejó este domingo en libertad bajo fianza a María Remedios García Albert, considerada “la representante en España” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El magistrado de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española) acusa de un delito de “colaboración o integración en organización terrorista” a García Albert, española de 57 años, informaron fuentes judiciales. Esta tiene un plazo de siete días para pagar la fianza de 12,000 euros (unos 19,000 dólares) o de lo contrario ingresará en prisión provisional, precisaron.

El juez Garzón considera que “ha quedado constatada la estrecha vinculación de la detenida con las FARC y sus responsables”, para los que servía de correo, según un auto del magistrado, que tomó declaración a la acusada.

“Esa colaboración en la medida de la posición y posibilidades de María Remedios García, la hacen, de hecho, la representante en España de las FARC”, añadió el auto judicial, del que la AFP obtuvo una copia.

El juez considera acreditado que García Albert mantenía “una relación fluida, a través de correos electrónicos, y una dependencia rayana casi en la integración con las FARC a través de quien era uno de sus líderes principales hasta su muerte, Luis Edgar Devia Silva, alias Raúl Reyes”.

Reyes, número dos de la guerrilla colombiana, murió el pasado primero de marzo en un ataque del Ejército colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, permitiendo a las autoridades colombianas incautarse de ordenadores pertenecientes al líder guerrillero fallecido.

Según la Policía española, la información contenida en esos ordenadores permitió llevar a la detención de García Albert el sábado en San Lorenzo de El Escorial, al noroeste de Madrid, en un operativo que contó con la colaboración de la policía colombiana.

Garzón, que califica a las FARC de la “mayor y más sangrienta organización terrorista en la actualidad en Colombia”, afirma que García Albert también se relacionaba con “Ovidio Salinas Pérez, alias Juan Antonio Rojas, representante internacional de las FARC; con Liliana López Palacio, alias Olga Lucía Marín, representante internacional en México”, entre otros.

Según la Policía española, la detenida “ofrecía cobertura y apoyo logístico en España a destacados dirigentes” de la guerrilla colombiana para la que realizaba labores de correo y enlace con representantes de la guerrilla colombiana asentados principalmente en Suiza y Suecia.

El magistrado español cree demostrado que la acusada, que estuvo en campamentos de las FARC en 2002 y 2006, recibió en este último año de manos de Reyes “la cantidad de 6,000 dólares para que los hiciera llegar a Lucas Gualdron, representante de las FARC en Europa, además de otra cantidad de dos millones de pesos colombianos (unos mil dólares) a destinatario no conocido”.

Por último, el magistrado también la acusa de difundir “postulados de las FARC en Europa entre 2000 y 2008 a través de foros y eventos, páginas web, publicaciones de documentos y facilitación de presencia de miembros de esa organización terrorista”.