•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Al menos doce personas han muerto en Guatemala a consecuencia de las fuertes lluvias que azotan el país y que han obligado a Protección Civil a declararse en "alerta roja", informaron hoy portavoces oficiales.

El vicepresidente guatemalteco, Rafael Espada, dijo en rueda de prensa que "hasta el momento oficialmente" se reporta la muerte de ocho personas en diversos incidentes ocurridos en los departamentos de Quetzaltenango, Jutiapa y Santa Rosa.

A esa cifra, según el reporte de los cuerpos de socorro, se suman otras cuatro personas que fallecieron en las últimas horas, entre ellas varios menores.

En Quetzaltenango, al oeste del país, se reportó el fallecimiento de ocho personas: una mujer de 37 años y su hija de 14 que quedaron soterradas por una pared de su residencia; cuatro personas que murieron electrocutadas al caer un cable de alta tensión, y otras dos enterradas por aludes.

Asimismo, un hombre de 32 años y su hija de apenas dos años murieron por el desplome de su residencia, ubicada en la comunidad de San José Acatempa, del departamento de Jutiapa, fronterizo con El Salvador.

Mientras que una niña de 11 años murió aplastada por una roca que se desprendió de un cerro en el departamento de Jalapa, al este del país, y una mujer fallecido en Jutiapa, de acuerdo a los datos de
los cuerpos de socorro.

En al menos tres comunidades de Quetzaltenango se reportan aludes de tierra y lodo, lo que ha obligado a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) a evacuar hacia lugares seguros a decenas de personas.

El reporte parcial de damnificados y daños del organismo de socorro da cuenta de un total de dos personas desaparecidas, una herida, 32.000 afectadas, 2.260 damnificadas, 51 evacuadas y 40 ubicadas en albergues, así como 122 viviendas con daños leves, 225 con daños moderados y dos con afectación severa.

Se reportan también más de una docena de derrumbes sobre las carreteras del interior, ocho puentes con daños severos, así como el traslado a territorio mexicano de más de un centenar de personas habitantes del departamento norteño de Petén, que reciben atención de las autoridades de Protección Civil en el vecino país.

El jefe de la Conred, Alejandro Maldonado, dijo que se prevé que la depresión tropical identificada como "12-E" puede convertirse en una tormenta en las próximas horas.

El director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumhe), Eddy Sánchez, dijo a medios locales que las lluvias caídas en el país en las últimas 24 horas han superado los niveles normales, lo cual puede generar mayores desastres.

"El país está en condiciones críticas debido a que el sistema ha quedado estacionado. Si las lluvias persisten pueden ocasionar problemas por todas partes", precisó Sánchez.

Las autoridades del Ministerio de Educación ordenaron suspender las actividades académicas en los departamentos de Sololá, Jutiapa y Quetzaltenango, los más afectados hasta ahora por las precipitaciones.

La Conred aseguró que cuenta con los recursos necesarios para hacer frente a la emergencia.