•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La depresión tropical que ha dejado al menos 20 muertos y destrucción de casas y carreteras durante los últimos días en Guatemala empezó hoy a debilitarse, aunque las autoridades han advertido que el peligro aún permanece.

Según el último reporte de los cuerpos de socorro, las lluvias que desde el martes azotan el país cobraron la vida de 10 personas en el departamento de Quetzaltenango, al oeste del país, el más afectado por el fenómeno natural.

En Jutiapa, departamento fronterizo con El Salvador, fueron reportados tres fallecidos en incidentes relacionados con las lluvias; tres más en Totonicapán, dos en Santa Rosa, uno en Suchitepéquez y otro más en San Marcos.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), indicó este jueves que la depresión tropical de nombre "12-E" ha empezado a debilitarse, pero advirtió que las lluvias continuarán en las próximas 24 horas aunque con menor intensidad.

La concentración de grandes cantidades de agua en los suelos porosos de las zonas del este y sureste  del país puede producir nuevos deslizamientos de tierras y generar incidentes, advirtió por su parte la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

A su paso por el país, la depresión tropical ha afectado a más 130.000 persona y dejado 2.660 damnificados directos, 3.550 en albergues, además de unas 340 viviendas con diferentes daños en sus estructuras.

También se contabilizan más 20 derrumbes en las principales carreteras del país, inundaciones en más de 81 municipios de los 333 que tiene Guatemala, 20 puentes con daños, el colapso de varios trazos carreteros y cortes de electricidad y agua potable en unas 20 comunidades rurales.