•   SIRTE / AFP  |
  •  |
  •  |

Las fuerzas del nuevo régimen libio, que habían afirmado tener cercados a los últimos hombres leales a Muamar Kadhafi en dos barrios de Sirte, debieron ceder dos kilómetros bajo un nutrido fuego, según un periodista de la AFP en el terreno.

El Consejo Nacional de Transición, CNT, que dirigió la rebelión que derrocó el régimen de Kadhafi espera la caída de Sirte, a 360 kilómetros al este de Trípoli, para proclamar la “liberación total” del país y reiniciar las conversaciones para formar un gobierno que organice la transición.

“Debimos retirarnos hacia el Cuartel General de la Policía (cerca de la Plaza Central de la ciudad), y vamos a utilizar la artillería pesada para atacar las fuerzas de Kadhafi”, declaró Hamid Neji, un combatiente del CNT.

Mientras, el miércoles por la noche, diversas manifestaciones de alegría en Trípoli y Misrata celebraron la captura de uno de los hijos de Muamar Kadhafi, información desmentida este jueves.

Después de confirmar el arresto el miércoles por la noche, Abdelkarim Bizama, consejero del jefe del CNT, Mustafá Abdeljalil, se desmintió.

Decenas de bajas
En tanto, Rawad Friwane, cirujano en el hospital de campaña situado en el ingreso oeste de Sirte, dijo que las bajas registradas el jueves --cuatro pro CNT muertos y 40 heridos-- se debieron principalmente a fuego amigo y a balas de francotiradores Kadhafistas.

“Hay unos 500 Kadhafistas en Sirte y nuestras fuerzas detuvieron a unos 15 hoy”, dijo Faysal Bringo, otro combatiente del CNT. “Tuvimos que detener a los combates en las calles. Los Kadhafistas nos disparaban cohetes, morteros y bombas”.

Al cabo de cuatro semanas de bombardeos y de intensos combates urbanos, la ciudad de Sirte se encontraba en ruinas. La calles estaban sembradas de vehículos calcinados y sin ningún edificio intacto, constató la AFP.

En una semana, los combates en la localidad dejaron casi un centenar de muertos y cientos de heridos entre los combatientes pro CNT, según fuentes médicas.

Además de Sirte, las fuerzas del CNT seguían asediando el oasis de Bani Walid, otro bastión pro Kadhafi a 170 kilómetros al suroeste de Trípoli, que esperaban controlar luego de la caída de Sirte.