•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La cifra de muertos como consecuencias del temporal que afecta a Guatemala desde el pasado martes se elevó hoy a 22, mientras los cuerpos de socorro buscan a posibles víctimas sobre las que habrían caído toneladas de tierra en una carretera del oeste del país, al tiempo que persisten las lluvias.

El último reporte de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) precisó que 13 personas fallecieron en el departamento de Quetzaltenango, al oeste del país, el más afectado por el fenómeno natural.

El resto de víctimas mortales fueron reportadas en los departamentos de Jutiapa, Totonicapán, Chimaltenango, Suchitepéquez
y San Marcos.

Entre los fallecidos, según los cuerpos de socorro, habrían al menos ocho niños.

Según la Conred, las lluvias también han dejado a unos 17.000 damnificados; 2.600 evacuados; 3.300 albergados; además de una cantidad de no precisada de heridos y desaparecidos.

Desde anoche, los cuerpos de socorro, con el apoyo de miembros del Ejército y de la Policía Nacional Civil (PNC), buscan a posibles víctimas que se creen quedaron atrapados sobre toneladas de tierra y lodo que se desprendió sobre una carretera en la comunidad de Nahualá, al oeste del país.

"Hasta el momento solo hemos encontrado un vehículo en el fondo de un barranco que habría sido arrastrado por el derrumbe, pero no hay señales de sobrevivientes", dijo a los periodistas un portavoz de los Bomberos Departamentales.

A pesar de que según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la depresión tropical "12-E", que generó el temporal, se empezó a debilitar el jueves, las lluvias propias de las época aún persisten a nivel nacional.

El director del Insivumeh, Eddy Sánchez, dijo a medios locales que se prevé que los aguaceros se mantendrán durante las próximas 48 horas en todo el país, lo cual mantiene latente el peligro de que se registren nuevos incidentes.

Las lluvias también han provocado más de 40 derrumbes de cerros en la red vial del país, los cuales han dejado incomunicados a los departamentos de Quetzaltenango y Quiché.

Al menos diez puentes han sufrido daños en sus estructuras, más de seis carreteras se han declarado colapsadas, unas 2.000 viviendas y más de 40 escuelas se reportan con daños e inundaciones.

La Conred advirtió que la concentración de grandes cantidades de agua en los suelos porosos de las zonas del este y sureste del país puede producir nuevos deslizamientos de tierras lo que puede generar incidentes.