•   San José / Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica aguarda un informe oficial de las autoridades colombianas sobre los barcos costarricenses presuntamente detenidos en ese país por pescar tiburón en un área protegida, informó hoy el Gobierno.

La Cancillería indicó en un comunicado que ante las consultas planteadas por la embajada costarricense en Bogotá, el Gobierno colombiano dijo "no disponer, en ese momento, de información oficial sobre el hecho, en particular, que las involucradas sean embarcaciones de bandera costarricense".

"La información disponible es únicamente la publicada por medios de prensa", respondió Bogotá, según San José.

Mientras tanto, Costa Rica reiteró su compromiso con "la pesca responsable, así como su rechazo categórico del aleteo del tiburón", una práctica que consiste en cortar las aletas al tiburón vivo y arrojar el cuerpo al mar para ahorrar espacio en las bodegas de los barcos, y que está prohibida en el país centroamericano.

Condenan hechos denunciados
El Gobierno, que no menciona cuántos pesqueros hay involucrados ni cuándo se produjo la detención, subrayó que "condena enérgicamente los hechos denunciados" y que "de comprobarse la participación de embarcaciones de bandera nacional, aplicará la ley como corresponda".

El caso salió hoy a la luz luego de que la alta consejera presidencial para la Biodiversidad de Colombia, Sandra Bessudo, denunciara la matanza de unos 2.000 tiburones de la isla de Malpelo, en aguas del Pacífico colombiano, que al parecer murieron después de que tripulantes de barcos de Costa Rica les cortaran las aletas.

Bessudo explicó en varios medios locales colombianos que su incriminación se basa en el reporte de unos buzos rusos que se desplazaron hasta la isla de Malpelo, santuario de fauna y flora declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La consejera dijo a la emisora costarricense ADN que se detectaron al menos diez pesqueros ilegales.

"Teniendo en cuenta las maniobras y métodos de pesca que utilizan, en cada faena habrían matado unos 200 tiburones, y si eran unos diez barcos, el cálculo podría ser de unos 2.000 tiburones muertos, muchos de ellos encontrados en el fondo del mar sin sus aletas", señaló Bessudo a RCN Radio de Colombia.