•   La Paz / EFE  |
  •  |
  •  |

Los indígenas bolivianos que marchan contra una carretera que partirá en dos una reserva natural en la Amazonía, protesta que cumplió ayer dos meses, presentaron una demanda por “genocidio” contra el presidente Evo Morales.

El abogado Alejandro Romero, asesor de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente y de la Asamblea del Pueblo Guaraní, presentó la demanda en la Fiscalía General, en relación con la violenta represión policial que sufrió la marcha el domingo 25 de septiembre cerca del pueblo de Yucumo.

Romero explicó a Efe que la ley boliviana señala que no solo se juzga por genocidio a quienes exterminan un pueblo, sino también a los que causan lesiones graves o tratos inhumanos, como ocurrió con el ataque policial, que incluso Morales calificó de “imperdonable” y causó la renuncia de dos ministros.

También vicepresidente
La demanda abarca al vicepresidente Álvaro García Linera, tres ministros y un exministro, e incluye acusaciones de tentativa de asesinato, lesiones graves, robo agravado, maltrato infantil, racismo y discriminación.

Es la segunda denuncia por genocidio contra Morales, tras la presentada hace dos semanas por diez parlamentarios de oposición, también por el ataque policial a los amazónicos cuando descansaban pacíficamente en un campamento provisional.

“Estamos marchando dos meses con hoy (ayer),  y no hemos tenido ninguna respuesta positiva del Gobierno; solo insultos, maltratos, ataques y eso no puede ser, y esperamos una pronta solución”, declaró ayer la vicepresidenta de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni, Miriam Yubanore.

La imagen de Yubanore arrastrada por agentes el 25 de septiembre, maniatada y amordazada con cinta adhesiva, fue difundida en Bolivia y el exterior y contribuyó a la condena general de la operación represiva, por la que Morales pidió perdón aunque ni él ni sus colaboradores aceptan responsabilidad alguna.

La marcha, que en los últimos días ha crecido hasta 2.000 caminantes, según sus dirigentes, llegó ayer en medio de una intensa lluvia a la aldea de Chuspipata, a 46 kilómetros de La Paz, tras haber recorrido ya cerca de 450 kilómetros.

La movilización comenzó el 15 de agosto en la ciudad amazónica de Trinidad, a solo 130 metros sobre el nivel del mar, y entrará a La Paz posiblemente el miércoles próximo.