•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Salvador solicitó formalmente la extensión de un programa migratorio que vence en marzo próximo y que permite a más de 200,000 salvadoreños residir y trabajar en Estados Unidos, anunció este martes la embajada del país centroamericano en Washington.

La solicitud para extender el llamado Estatuto de Protección Temporal (TPS), iniciado en 2001, la hizo el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, en una reunión el lunes con la secretaria de Seguridad Interna estadounidense, Janet Napolitano, indicó un comunicado.

Actualmente casi 219.000 salvadoreños se benefician del TPS, instaurado por el entonces presidente estadounidense George W. Bush tras los dos violentos terremotos que sacudieron a El Salvador ese año.

Martínez saludó las recientes directrices del gobierno de Barack Obama para suspender las deportaciones de indocumentados sin antecedentes criminales y enfocarse en aquellos que representan mayor peligro para Estados Unidos.

El Salvador quiere un "trato diferenciado" entre las personas sin documentos que no signifiquen un peligro y aquellos con antecedentes penales, dijo el canciller, según el comunicado.

En Estados Unidos viven un poco más de 2,5 millones de salvadoreños, un grupo de ellos indocumentados, que con sus remesas ayudan a sostener la economía dolarizada del país centroamericano.

Durante su visita a Washington, Martínez también se reunió con el subsecretario del Departamento de Estado para asuntos antinarcóticos, William Brownfield, y el asesor para América Latina de la Casa Blanca Dan Restrepo.

"Estamos contentos y entusiasmados con todos los esfuerzos unilaterales que El Salvador hace en la lucha contra el narcotráfico, y vemos con mucho optimismo los resultados", dijo Brownfield.

Estados Unidos coopera con la iniciativa centroamericana de lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, flagelos que han vuelto a esa región la más violenta del mundo fuera de las zonas de guerra según la ONU.