•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los trabajadores de tres de los mayores aeropuertos de Brasil, en proceso de concesión, convocaron el martes a una huelga contra la "privatización" de las terminales, dispuesta por el gobierno dentro de los preparativos para el Mundial de Fútbol 2014.

Los empleados de los aeropuertos de Garulhos y Viracopos, en Sao Paulo, y de Brasilia paralizarán sus actividades por 48 horas desde la media noche del miércoles, dijo Marcelo Tavares, líder del Sindicato Nacional de Aeroportuarios (SINA), según la agencia estatal de información.

"Los usuarios de los aeropuertos van a sufrir retrasos", afirmó el dirigente.

La protesta, que involucra a unos 3.000 trabajadores, afectará las operaciones aéreas, servicios de carga y administrativos, agregó Tavares, citado por Agencia Brasil.

El sindicato se opone a que las terminales sean transferidas a empresas privadas en alianza con el Estado.

La licitación alcanza en total los 1.647 millones de dólares, y permitirá a las empresas asumir la operación hasta por 30 años, en el caso de Viracopos, según cálculos oficiales.

"No es vendiendo el patrimonio público a la iniciativa privada que vamos a agilizar la modernización de los aeropuertos. La malla aérea brasileña tiene que estar bajo control del Estado", afirmó el líder sindical Isaías Dalle.

El gobierno anunció en marzo la entrega en concesión de algunos aeropuertos con el propósito de garantizar la infraestructura necesaria para el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olimpícos de 2016.

La estatal Infraero, cuestionada por su ineficiencia en la administración de las terminales, tendrá una participación de hasta 49% en los consorcios que operarán los aeropuertos, según los planes oficiales.

El ministro de Aviación Civil, Wagner Bittencourt, consideró injustificada la huelga y reiteró que ninguno de los empleados se verá perjudicado por el proceso de licitación.

"En la evaluación del gobierno, y teniendo como base la transparencia y la mesa de diálogo (instalada para hablar con los trabajadores), no se justifica una huelga", indicó el funcionario a la prensa.

Las autoridades esperan cerrar la subasta pública a finales de noviembre, y anunciar una decisión en un plazo posterior de hasta 45 días.

Entre 2003 y 2010 el número de pasajeros aumentó 117% en los aeropuertos brasileños, pasando de 71 a 154 millones por año, y se estima que en 2014 habrá llegado a 225 millones, según cifras oficiales.