•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

El Estado venezolano sancionó ayer martes con una multa de más de dos millones de dólares al canal privado Globovisión, crítico con el gobierno, por la cobertura de una crisis carcelaria que demostró “odio e intolerancia política”, una sanción que la televisora consideró “impagable” y que apelará.

“Sancionamos al prestador de servicio Globovisión con una multa que asciende a 7.5% de los ingresos brutos durante el ejercicio fiscal de 2010. Esa multa asciende a alrededor de unos 9.300.000 bolívares (2,162.790 dólares)”, informó en una rueda de prensa el presidente del directorio de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, Pedro Maldonado.

Maldonado detalló que la decisión fue tomada tras demostrarse que en la cobertura de la crisis que dejó en junio unos 30 muertos en la cárcel de El Rodeo (cerca de Caracas) el canal hizo “apología del delito”, “incitó al desconocimiento del ordenamiento jurídico”, generó “zozobra en la ciudadanía” y “demostró odio e intolerancia por razones políticas”.
“Estamos sancionando por el comportamiento editorial y la forma cómo abordó la noticia, cómo reiteró la noticia”, apuntó.

Multa  impagable
Conatel actuó en virtud de una polémica Ley reguladora que refuerza el control del Estado sobre los medios de comunicación audiovisuales, y contempla desde la imposición de multas hasta la revocación de la licencia de emisión en caso de que no se respeten criterios definidos por las autoridades.

Tras conocerse la decisión, la vicepresidenta ejecutiva de Globovisión, María Fernanda Flores, dijo que la multa es “impagable” y “representaría la quiebra del canal”.

“Vamos a apelar esto ante los tribunales superiores, adonde haya que apelar, porque nosotros somos cumplidores de la Ley”, añadió Flores, quien también dijo que la sanción va en contra de la libertad de expresión y, por tanto, de los derechos humanos.

Durante el motín carcelario que se prolongó durante un mes y que fue el incidente más sangriento de la última década en una prisión venezolana, Globovisión emitió continuamente imágenes de familiares de los presos muy alterados en busca de información.

Específicamente el presidente del ente regulador indicó que Globovisión incorporó a sus videos “elementos que no formaban parte del audio original, como los que simulaban ráfagas de metralletas” y repitió demasiadas veces los testimonios “desesperados” de los familiares, mientras que no transmitió las declaraciones oficiales “con la frecuencia en que estas se produjeron”.