•   GUATEMALA / AFP  |
  •  |
  •  |

Más de 90 muertos y 700,000 afectados era el saldo de las lluvias, hasta ayer martes, que azotan América Central desde hace más de una semana, y que en algunos sectores llegaron a 1,200 milímetros, el triple del promedio mensual para la estación.

Guatemala, con un saldo parcial de 34 muertos y casi medio millón de afectados, y El Salvador, con 32 fallecidos, son los dos países más golpeados por un temporal con pocos precedentes y que los expertos consideran una prueba más de los efectos del cambio climático.

Dos centros de baja presión sucesivos, el primero en el Pacífico y el segundo en el Caribe, ocasionaron las incesantes lluvias con saldos además de 13 muertos en Honduras, ocho en Nicaragua --donde existe temor al desborde del gigantesco lago que bordea Managua-- y otros cuatro fallecidos en Costa Rica.

“La intensidad de las precipitaciones, la duración del fenómeno y la extensión del territorio alcanzada nos colocan ante una de las mayores emergencias que hayamos debido enfrentar”, dijo el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, en un mensaje en cadena de radio y televisión la noche del lunes.

Funes, basado en cifras de los servicios meteorológicos, dijo que en algunos sectores las lluvias llegaron en una semana a 1,200 milímetros, el triple de la media mensual en esta temporada. “Este fenómeno es mayor que el huracán Mitch”, dijo.

Una lluvia de 1,200 milímetros equivale a la caída de 1,200 litros de agua por cada metro cuadrado de territorio, que además al ser montañoso, drena como fortísimos torrentes.

Temporal fuera de lo común
Pero no solamente en El Salvador se registraron lluvias fuera de lo común. En la región suroccidental de Guatemala en la última semana cayeron más de 650 milímetros de lluvia, y sobre la costa del Pacífico otros 600 milímetros, mientras en la costa Pacífico de Costa Rica superaron los 550 milímetros.

Las lluvias además provocaron severas pérdidas en las cosechas de granos básicos.

En Honduras se contabilizan las pérdidas de 8,000 hectáreas de cultivos, y en Guatemala (donde el 15% de la población sufre desnutrición) los reportes parciales de diferentes comunidades preanuncian enormes pérdidas en las cosechas de maíz y frijoles.

Los daños afectan también a miles de casas, miles de kilómetros de carreteras y decenas de puentes, entre otras obras de infraestructura básica con costos de reparaciones estimados en decenas de millones de dólares.

Un trabajo de la Comisión Económica para América Latina, CEPAL titulado “La economía del cambio climático”, señala que las pérdidas económicas ocasionadas en América Central por el calentamiento global rondarán el 10% del PIB regional hacia el año 2050.