•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Parlamento venezolano aprobó hoy el proyecto de Ley para sancionar crímenes, desapariciones, torturas y violaciones de los derechos humanos por razones políticas en el período 1958-1998, un instrumento que la bancada opositora se negó a respaldar por considerar que siembra odio y división.

La Asamblea Nacional (AN), conformada por una mayoría de diputados pertenecientes al Partido Socialista Unido de Venezuela
(PSUV) al que pertenece el presidente Hugo Chávez, aprobó este proyecto, que podría poner en el banquillo de los acusados a
miembros de partidos tradicionales como Acción Democrática (AD) y Copei.

"Vamos a crear las condiciones para que se sepa hasta la últimas consecuencias quiénes fueron los responsables, AD y Copei tienen una enorme responsabilidad política y tienen que pagar por ello, las nuevas generaciones tienen que enterarse quiénes fueron estos partidos", dijo el diputado del PSUV Jesús Farías.

Farías aseguró que los gobiernos de AD y Copei arremetieron contra los movimientos populares que luchaban por justicia social.

"Esta ley garantizará que las víctimas sean reinvindicadas en su honor y en su dignidad, así como moral, social y políticamente", expresó el diputado del PSUV José Morales.

Para el parlamentario de Copei Abelardo Díaz este proyecto de ley siembra "odio y división" en la población, mientras que el diputado de AD Leomagno Flores opina que esta es una norma "generadora de odio".

"Están poniendo en tela de juicio los 40 años de la democracia. Es un acto de narcisismo revolucionario", apuntó Flores.

En el debate estuvo presente el periodista y exvicepresidente
José Vicente Rangel, quien ha participado en la solicitud para que estos crímenes no prescriban.

A la sesión parlamentaria también asistieron familiares de personas que fallecieron durante el período 1958-1998.