•   Lima / Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El segundo vicepresidente de Perú, Omar Chehade, será investigado por presunto tráfico de influencias por el fiscal de la Nación, José Luis Peláez, confirmó hoy la fiscalía.

Chehade fue acusado por el general retirado de la policía Eduardo Arteta de haber planteado con otros altos oficiales de esa institución el desalojo de los trabajadores de la empresa azucarera Andahuasi que la administran por orden judicial, para entregársela a la empresa Wong, una de las más poderosas en el país con actividades en la agroindustria y el comercio.

Entre los participantes en esa reunión, realizada a inicios de este mes en un restaurante de Lima, estaba el actual director de la policía, general Raúl Salazar, y el jefe de la Dirección de Educación y Doctrina, general Abel Gamarra, según denunció el Instituto de Defensa Legal que mantiene el medio de investigación IDL Reporteros.

Además, estuvieron el hermano del vicepresidente, Miguel Chehade, que está vinculado con la firma Wong, y un amigo del primero, Miguel León Barandiarán, que ratificó la acusación de Arteta a IDL Reporteros.

En el momento de la reunión, Arteta era jefe de la policía en el norte de Lima, con jurisdicción sobre Andahuasi, pero unos días después, tras rechazar la posibilidad del desalojo supuestamente planteado por Chehade, el oficial fue pasado al retiro, junto a otros 29 uniformados.

Un portavoz de la Fiscalía de la Nación confirmó que Peláez citará a todos los involucrados en el hecho, incluido el dueño del restaurante en el que se reunieron, y los reportes de actividad de las autoridades policiales comprometidas.

Chehade ha negado en las últimas horas que hubiera planteado el desalojo de Andahuasi en la reunión con los jefes policiales y atribuyó la acusación de Arteta a una venganza por su reciente paso al retiro, en el proceso de ascensos aprobado este mes.

El también parlamentario del partido oficialista Gana Perú dijo que el presidente, Ollanta Humala, le hizo notar que cometió un error al tener esa reunión, cuando le contó sobre este encuentro, pero ha rechazado que tenga en mente renunciar al cargo.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido ni respaldo ni crítica explícita del mandatario hacia su segundo vicepresidente y sólo la primera dama, Nadine Heredia, escribió hoy en la red social Twitter "¿tan difícil es caminar derecho?".

La primera vicepresidenta de Perú, Marisol Espinoza, dijo a canal N que la bancada oficialista del Congreso se va a reunir con Chehade para "conocer la versión de los hechos de primera mano".

Espinoza dijo estar a favor de una investigación con todos los elementos requeridos y agregó que "si hay que castigar se castigará".

Esta acusación contra Chehade, que fue procurador del Estado durante el proceso por violación a los derechos humanos contra el expresidente Alberto Fujimori, se suma a una serie de denuncias por presunta corrupción y malos manejos conocidas en las últimas semanas contra al menos 12 legisladores de prácticamente todos los partidos políticos.