•   Quito / Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló que si su colega venezolano, Hugo Chávez, muriera a causa del cáncer que padece sería un "golpe durísimo para la región", aunque prefirió no especular sobre su estado de salud.

"Sería una pérdida enorme, no quisiera elucubrar sobre esto, al menos yo deseo una pronta mejoría de Chávez", señaló Correa, según un audio difundido en el portal de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

"La pérdida de cualquier ser humano es irreparable pero de un líder de la trascendencia de Chávez, que le guste o no a todas las personas, ha cambiado la historia de Venezuela sería un golpe durísimo para la región", apuntó el jefe de Estado.

Correa, uno de los gobernantes más cercanos a Chávez en la región, y también seguidor del socialismo del Siglo XXI, respondió así a una pregunta de un periodista sobre un artículo publicado en un medio mexicano.

Rumores sobre cáncer sin resolver
La última versión no oficial sobre la salud de Chávez ha sido atribuida a Salvador Navarrete, quien dijo haber integrado un grupo de médicos que lo cuidó hasta el año 2002, cuando Chávez fue derrocado durante dos días.

En una entrevista publicada el pasado domingo por el semanario mexicano Milenio, Navarrete aseguró que Chávez tiene un "tumor de la pelvis" que es "muy agresivo" y que "la expectativa de vida puede ser de hasta dos años".

El gobernante fue el pasado domingo a Cuba para someterse a una "revisión integral" tras los cuatro ciclos de quimioterapia que recibió después de que le extirparan en La Habana un tumor canceroso, el 20 de junio pasado.

Chávez asegura que no se le ha vuelto a detectar células cancerosas, pero se ha negado a revelar pormenores de la enfermedad, que, según ha repetido, solamente interesan a "los morbosos".