•   LA PAZ / AFP  |
  •  |
  •  |

Los indígenas amazónicos que caminaron 600 km durante 65 días para exigir al gobierno boliviano anular una carretera que atraviesa una reserva ecológica llegaron este miércoles a La Paz, donde dijeron, permanecerán hasta alcanzar su propósito.

Los indígenas esperan reunirse probablemente hoy jueves con el presidente Evo Morales, principal impulsor del proyecto carretero que cuenta con financiamiento brasileño.

“La marcha no se desmovilizará si no se resuelve hasta el último punto” de los 16 que contiene la plataforma del movimiento, subrayó Fernando Vargas, uno de los líderes indígenas, en un discurso pronunciado en la plaza de San Francisco al cabo de la caminata.

“No puede ser que en un gobierno indígena se destruya la madre tierra, se destruyan las áreas protegidas y a los indígenas”, dijo Vargas, quien criticó a Morales por tener un discurso en foros internacionales contradictorio con su práctica en el ámbito doméstico.

Una masiva concentración popular fue el corolario de una marcha integrada por casi 2.000 indígenas que salió en agosto desde la Amazonía y ascendió en dos meses los 3.600 metros de altura de La Paz.

La columna fue engrosada en sus últimos tramos por trabajadores, estudiantes y vecinos en su ingreso a la ciudad, donde fueron recibidos como héroes por miles de personas que les daban alimentos, bebida y ropa.

En medio de vivas, cohetes, papel picado, flores y guirnaldas los indígenas atravesaron un interminable callejón humano que los rodeó para expresarles su afecto.

Masivo apoyo
Decenas de miles de personas se lanzaron a las calles, donde flameaban banderas de Bolivia y otras blancas con la estampa del patuju, flor amazónica que es uno de los símbolos nacionales del país andino.

La cadena humana generada espontáneamente era rota con frecuencia por personas de todas las edades que querían saludar, abrazar y besar a los marchistas y sacarse una foto con ellos.

Mónica, una indígena que recorrió la caminata con su bebé a cuestas, dijo a la AFP que llegaba “cansada pero con mucho ánimo” y además reconfortada por el cariño que expresaron los habitantes paceños.

“No pensé que en una ciudad tan fría hubiera gente con un corazón tan cálido”, dijo emocionada.

Tras la larga caminata, los indígenas señalaron que tienen “esperanza de sostener el diálogo con el presidente del Estado Plurinacional con sinceridad, transparencia, como corresponde”, según dijo uno de sus líderes, Adolfo Chávez.

El ministro de Comunicación, Iván Canelas, aseguró por su lado, que el gobierno está “listo para iniciar el diálogo, si quieren de manera inmediata, y si no mañana” (por el jueves).