•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los presidentes de Centroamérica se reunirán próximamente en El Salvador para analizar las necesidades de ayuda que plantearán a la comunidad internacional ante el desastre que las recientes lluvias causaron en la región, anunció hoy la Cancillería salvadoreña.

La cumbre podría celebrarse la próxima semana en San Salvador, en una fecha por determinarse, pero depende de las agendas de los mandatarios, explicó a Acan-Efe una portavoz de la Cancillería.

"Hoy mismo se iniciaron las consultas" con los demás países de la región para celebrar el encuentro, dijo por su parte el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

Se busca "hacer la reunión lo antes posible", quizás "a más tardar a principios de la próxima semana", declaró Martínez a periodistas en una comunidad del departamento de La Paz (centro), donde acompañó al embajador de Japón Yasuo Minemura, quien entregó ayuda humanitaria para damnificados en un albergue.

Martínez insistió en que se agotarán las consultas sobre las agendas de los presidentes "antes de hacer un anuncio de un día
específico" para celebrar la cumbre.

Reiteró que la reunión es promovida por el gobernante de El Salvador, Mauricio Funes, en su condición de presidente pro témpore del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), con el fin de hacer un planteamiento regional de ayuda a un grupo consultivo de países y organismos cooperantes.

Sin mencionar la posible cumbre, Funes indicó hoy que Centroamérica hará "un llamado como región a los países amigos, a
las instituciones cooperantes, para celebrar a la brevedad posible ese grupo consultivo".

El objetivo es "traer la mayor cantidad de recursos, concentrados sobre todo en El Salvador, porque es el país que más daños ha tenido en toda la región centroamericana", agregó Funes en una reunión con alcaldes y pobladores afectados en la región del Bajo Lempa, una de las más castigadas por las inundaciones.

Funes sobrevoló hoy varias zonas de cultivos de granos básicos y otros productos agrícolas que siguen anegadas.

Las lluvias, que ya cesaron, causaron un centenar de muertos y decenas de miles de afectados directos e indirectos en Centroamérica, que El Salvador cifra en un millón, Guatemala en más de medio millón, Nicaragua en más de 134.000 y Honduras en unos 60.000.