•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Evo Morales canceló este viernes la construcción de una carretera que iba a atravesar la reserva ecológica TIPNIS en el centro de Bolivia, a la que declaró patrimonio intangible, con lo cual cumplió con un pedido de indígenas amazónicos que marcharon durante 65 días con ese fin.

Esta cancelación está contenida en una enmienda enviada al Congreso, de mayoría oficialista, que podría ser votada hoy mismo.

"Se dispone que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos o cualquier otra no atravesará el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS)", dijo Morales en rueda de prensa.

"Por lo tanto el tema TIPNIS está resuelto", subrayó el mandatario, tras explicar que las enmiendas sugeridas por su autoridad al Congreso recogen las demandas de los indígenas amazónicos. "Esto es gobernar obedeciendo al pueblo", remarcó Morales.

El mandatario hizo el anuncio poco antes de reunirse con los marchistas indígenas, que llegaron el miércoles a La Paz y aguardan frente al Palacio de Gobierno para iniciar un diálogo con el mandatario, frustrado el jueves hasta en tres ocasiones.

La decisión presidencial allana el camino para otras 15 demandas indígenas, pues soluciona el principal tema que motivó una marcha de aborígenes de 65 días que recorrió 600 kilómetros hasta llegar a la sede de gobierno.

El Parlamento había aprobado una ley que suspendía la construcción del tramo carretero, disponiendo la realización de un proceso de consulta a las regiones involucradas, pero tras lo señalado por Morales todo esto también se anula.

Adicionalmente "se declara al TIPNIS como zona intangible", dijo el mandatario, lo que que refuerza su calidad de área protegida donde no podrán encararse otros proyectos económicos.

Morales indicó asimismo que cualquier "asentamiento u ocupación por personas ajenas" a esa zona protegida "será pasible de desalojo con intervención de la fuerza pública".

La decisión de Morales se produce tras un fuerte forcejeo que duró más de dos meses, en que los indígenas recibieron un fuerte apoyo popular, especialmente tras haber sufrido una violenta represión el 25 de septiembre tras un intento fallido de la Policía por dispersarlos.