•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos reaccionó este viernes a la adopción de una resolución de la ONU que exige la salida del poder del presidente yemení, Ali Abdala Saleh, reclamando que la transición se inicie "inmediatamente".

"La comunidad internacional envió hoy un mensaje claro y unificado", señaló en un comunicado Mark Toner, un portavoz del departamento de Estado, que calificó a la resolución 2014 como "una etapa importante" hacia el final de la crisis.

"La única manera de responder a las aspiraciones yemeníes", escribió Toner, "es comenzar inmediatamente un transición del poder" inspirada en un plan presentado por las monarquías del Golfo.

Este plan prevé que el presidente Saleh transfiera el mando a su vicepresidente 30 días después de que se firme el documento, a cambio de conseguir la inmunidad para sí mismo y su entorno.

El gobernante yemení prometió en varias ocasiones que lo firmaría, pero se echó atrás todas las veces. Estados Unidos rechazó el miércoles las nuevas condiciones impuestas por Saleh para lograr su salida del poder, juzgando que no eran necesarias garantías suplementarias.

Washington solicita, además, que el gobierno de Saná investigue sobre la violencia contra los manifestantes.

En la resolución adoptada este viernes por unanimidad y presentada por Francia, Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña, los quince países del Consejo de Seguridad "condenan de forma severa las violaciones continuas de los derechos humanos por parte de las autoridades yemeníes y solicitan al presidente yemení que firme un acuerdo por el cual dejaría el poder y pondría fin a la represión de las manifestaciones".

La represión de las protestas ha dejado al menos 861 muertos y 25.000 heridos desde el mes de enero.