•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades de protección civil de Honduras extendieron por 72 horas la alerta preventiva (amarilla) en el Caribe y el sur del país por el huracán "Rina", cuyo comportamiento es "errático" debido a un frente frío.

"El desplazamiento que seguirá el huracán Rina -que se formó hoy en el Caribe- no se puede precisar con exactitud, y actualmente genera precipitaciones ligeras a moderadas, acompañadas de vientos racheados", indicó en un comunicado la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

La alerta preventiva se mantiene en los departamentos de Islas de la Bahía, Colón, Atlántida y Gracias a Dios, en el Caribe; norte de Olancho, oriente; Yoro, norte, y Choluteca y Valle, sur, los más afectados por la presencia de "Rina", que podría tomar mayor fuerza el martes, según el Centro Nacional de Huracanes de Miami (EE.UU.).

El organismo indicó que también sigue en vigor una alerta verde (precaución) en los departamentos de Cortés (norte), El Paraíso (oriente); La Paz, Intibucá, Lempira, Ocotepeque, Copán y Santa Bárbara (occidente), y Francisco Morazán y Comayagua (centro).

El fenómeno atmosférico también está provocando un aumento del oleaje en el Caribe entre tres y cuatro metros, lo que obliga a la Copeco a mantener restringida la navegación para embarcaciones de pequeño y mediano calado.

El sistema se encuentra localizado a 200 kilómetros al noreste de la Barra Patuca, en el departamento de Gracias a Dios, colindante con Nicaragua, indicó la Copeco.

la nota oficial añade que aunque el "Rina" se desplaza lentamente (seis kilómetros por hora), con dirección oeste-noreste, podría ser bloqueado por un frente frío que baja desde California y desviar su trayectoria en forma errática.

La Copeco recomendó a la población evitar cruzar quebradas, ríos y riachuelos si observan una subida de su caudal y a mantenerse vigilante en las zonas proclives a deslizamientos.

Las lluvias que azotaron a Honduras entre el 10 y el 22 de octubre dejaron al menos 29 muertos y severos daños en viviendas e infraestructura en varias regiones, principalmente en el sur del país, donde 35.811 personas resultaron afectadas, según la Copeco.

El temporal que afectó a Centroamérica durante casi dos semanas dejó más de un centenar de muertos y cuantiosas pérdidas económicas por el daño a la infraestructura y la agricultura.