•  |
  •  |
  • El País / España

La última hora de Muamar el Kadhafi causa estupor en la comunidad internacional. Brutales imágenes, captadas por los móviles de los combatientes rebeldes, revelan que el dictador libio fue supuestamente linchado y ejecutado por la turba que le capturó tras un ataque de la OTAN contra el convoy de coches en el que pretendía huir de Sirte, su ciudad natal y último bastión de sus fuerzas leales.

El terror se refleja en el rostro de Kadhafi mientras implora a sus captores, que le zarandean. Luego se oyen disparos. En otro vídeo, se mira la mano cubierta de la sangre que le chorrea por la cara. Otro recoge una mano que esgrime una pistola apuntando a la cabeza de Kadhafi, ya caído en el suelo. Las imágenes son malas, pero permiten reconstruir los últimos momentos del detenido, que grita: '¿Qué os he hecho?'.

El Consejo Nacional de Transición (CNT), sin embargo, afirmó que el dictador murió porque se resistió a ser capturado. Pero cuando se conoció el primer vídeo, en el que Kadhafi aparecía vivo y en manos de los rebeldes, el CNT cambió la declaración. 'Se produjo un tiroteo tras la captura', alegaron. La confusión sobre las circunstancias en las que murió Kadhafi y las fricciones desatadas al respecto enfriaron la euforia que desató el fin de sus 42 años de dictadura.
El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reclamó el viernes una 'investigación amplia' que arroje luz sobre las 'circunstancias' que rodearon la muerte de Kadhafi. 'Hay cuatro o cinco versiones distintas', dijo el portavoz del organismo, con sede en Ginebra, para hacer hincapié en que quiere determinarse si fue ejecutado por sus captores.

La ONU expresó su preocupación por lo que considera una 'cuestión muy seria' que debe aclararse. 'Hay gran incertidumbre sobre lo sucedido', señala Rupert Colville, portavoz de este órgano de la ONU. Las convenciones internacionales, recuerda, reconocen el derecho a un juicio justo a cualquier acusado de crímenes contra la humanidad. Y las ejecuciones por parte de los captores están estrictamente prohibidas.

'Otra cosa distinta sería si muriera en combate', señala. 'Pero si sucedió algo más, si alguien es capturado y lo matan de forma deliberada, entonces sería algo muy serio', precisó. Los vídeos son, en todo caso, 'perturbadores', añadió.

También el viernes se hicieron públicas varias fotografías en las que el cuarto hijo del dictador, Mutasim Kadhafi, aparece en poder de los rebeldes bebiendo agua. Las siguientes imágenes le muestran con la camisa ensangrentada, pero aún vivo. Finalmente es mostrado muerto.

La OTAN, por su parte, tomó distancia con respecto al suceso en sí. 'En el momento del ataque, la OTAN no sabía que Kadhafi estaba en la caravana. La intervención de la OTAN tenía como único objetivo reducir la amenaza a la población civil, como nos pide el mandato de Naciones Unidas', señala el informe hecho público por la Alianza.'Como política, la OTAN no se marca individuos como objetivo', subraya, informa desde Bruselas Ricardo Martínez de Rituerto.

Según el comunicado, 'aviones de la OTAN atacaron 11 vehículos militares kadhafistas que formaban parte de un grupo de unos 75 que se movían en las inmediaciones de Sirte'. La Alianza sostiene que los vehículos se movían a gran velocidad, transportaban muchas armas y municiones y 'suponían una importante amenaza para la población civil', palabras que en el código de la Operación Protector Unificado desencadenan una intervención armada.

Por el contrario, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró que el convoy en que se desplazaba Kadhafi no suponía ninguna amenaza para la población. 'No se le debía haber matado de ninguna de las maneras', afirmó el ministro, que pidió respeto para el derecho internacional y el derecho humanitario.

La Alianza especifica que 'solo se destruyó un vehículo' para desorganizar la columna y hacer que muchos otros elementos se dispersaran y cambiaran de dirección. Tras la dispersión, añade, una veintena de vehículos prosiguió a gran velocidad en dirección sur al oeste de Sirte. La OTAN les atacó desde otro avión. 'El análisis posterior al ataque reveló que aproximadamente 10 vehículos kadhafistas fueron destruidos o dañados'.

Un periodista de la agencia Reuters desplazado al lugar asegura que dentro de los coches 'seguían sentados y calcinados los esqueletos de los conductores y los pasajeros muertos de manera instantánea por el ataque. Otros cuerpos aparecían mutilados o destrozados por los alrededores. En total eran unos 95 cadáveres, muchos de ellos de negros subsaharianos'. La cadena de televisión árabe Al Arabiya indicó el viernes que Saif el Islam, el hijo huido de Kadhafi, había sido capturado con heridas graves en un hospital cercano a Trípoli donde había sido ingresado.