•  |
  •  |

Un batallón del Ejército mexicano se instaló hoy en el poblado de Mier en el estado de Tamaulipas, fronterizo con EE.UU., municipio que fue abandonado por la mayoría de sus 6.500 habitantes a finales de 2010 debido a los choques entre los carteles de las drogas del Golfo y Los Zetas.

Durante este año, la gente ha vuelto poco a poco a sus casas después de que el Ejército patrullara la zona, pero fue hasta este
lunes que los militares se instalaron de manera definitiva.

Tras casi un año de ese éxodo, cientos de residentes de este municipio salieron hoy de sus casas para dar la bienvenida a unos
652 soldados que ocuparán el cuartel militar que fue construido por el gobierno de Tamaulipas para conformar el 105 Batallón.

Los militares reforzarán la seguridad en esa región disputada violentamente por los carteles de la droga.

Este batallón es una de las tres nuevas unidades militares que se instalará en Tamaulipas junto con los de El Mante en el sur del
estado y San Fernando en la frontera con Estados Unidos y que fue escenario en 2010 de diversas masacres, entre estas de 72
inmigrantes principalmente centroamericanos.

El secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas, Rafael Lomelí Martínez, encabezó la bienvenida a los integrantes del Batallón 105.