•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, viajó hoy a El Salvador para asistir a una reunión con sus varios de sus homólogos de la región, en la que se evaluarán los daños provocados por las recientes lluvias en Centroamérica así como los planes de rehabilitación a seguir.

En la cumbre extraordinaria, convocada ayer por el Gobierno salvadoreño, participarán los presidentes del país anfitrión, Mauricio Funes; de Guatemala, Álvaro Colom; de Costa Rica, Laura Chinchilla, y Lobo, así como representantes del resto de los países de la región.

Un comunicado de la Presidencia hondureña divulgado este martes informó de la partida de Lobo hacia San Salvador e indicó que los mandatarios reunidos allí evaluarán los daños causados por las lluvias que en menos de dos semanas dejaron más de un centenar de muertos, más de un millón de damnificados y daños materiales multimillonarios.

Los gobernantes analizarán también los planes a seguir para la rehabilitación de las zonas afectadas, la redefinición y prioridad de los presupuestos nacionales para la prevenir desastres naturales, así como el diseño de un plan de atención a los damnificados, de acuerdo a la información hondureña.

El comunicado oficial de Tegucigalpa también señaló que los presidentes considerarán una solicitud a la comunidad internacional para obtener un respaldo más generoso de cooperación monetaria y material para afrontar las consecuencias del fenómeno natural.

Lobo, que esta misma tarde a su país, viajó en un vuelo particular en compañía de su secretario privado, Reinaldo Sánchez; del canciller hondureño, Arturo Corrales y del titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales, según la información oficial.

Las lluvias que azotaron Honduras entre el 10 y el 22 de octubre dejaron al menos 29 muertos y severos daños en viviendas e infraestructura en varias regiones, principalmente en la zona sur del país, donde 35 mil 811 personas resultaron afectadas.