•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuatro presidentes de Centroamérica apelaron este martes a la ayuda internacional para afrontar la reconstrucción, tras dos semanas de lluvias causadas por el cambio climático, que dejaron 123 muertos y severos daños en infraestructura y cultivos en la región.

Los gobernantes de El Salvador, Mauricio Funes; de Guatemala, Álvaro Colom; de Honduras, Porfirio Lobo; de Costa Rica, Laura Chinchilla; así como delegados de Nicaragua y Panamá, lanzaron el llamado en una declaración firmada al cierre de una reunión en el aeropuerto de San Salvador, donde analizaron el impacto de las lluvias.

Según datos oficiales, 39 muertes se registraron en Guatemala, 34 en El Salvador, 29 en Honduras, 16 en Nicaragua y cinco en Costa Rica; así como decenas de miles de damnificados en toda la región, grandes extensiones de cultivos y cientos de kilométros de carreteras, escuelas y viviendas dañadas.

Los mandatarios acordaron "solicitar el valioso apoyo de la comunidad internacional, incluyendo los organismos financieros internacionales (...), con el objeto de lograr la pronta reconstrucción de la región", subrayó el texto.

En la llamada "Declaración de Comalapa", los presidentes fijaron para el 16 de diciembre próximo, en San Salvador, la denominada Cumbre Centroamericana sobre la Gestión Integral del Riesgo y el Cambio Climático "Por el Derecho a la Prevención".

Los presidentes señalaron en el documento que el cambio climático es el responsable de las intensas precipitaciones y señalan que los países industrializados deben también reconocer su responsabilidad en el problema.

"El mundo desarrollado tiene el deber de contribuir con nuestros gastos de prevención y reconstrucción con un enfoque de reducción de riesgos y adaptación al cambio climático", reza el documento.

Los mandatarios demandaron que se reconozca a Centroamérica como "una zona vulnerable" a los efectos del cambio climático y pidieron a los países industrializados "que hagan reducciones significativas de gases de efecto invernadero".

Funes indicó que, de cara a la cita de diciembre, la región debe buscar además de ayuda financiera "la sensibilización de la comunidad internacional" ante los daños y la vulnerabilidad por los efectos del cambio climático.

En El Salvador los daños registrados alcanzan 650 millones de dólares, de acuerdo con cifras preliminares, pero necesita unos 1.500 millones de dólares para las tareas de reconstrucción, precisó el mandatario.

La presidenta de Costa Rica advirtió que los fenómenos naturales que año con año castigan a Centroamérica golpean los presupuestos estatales para inversión en desarrollo.

"Las pérdidas que nos dejan los fenómenos naturales, son pérdidas que significan cada vez más una negación al desarrollo", destacó Chinchilla.

Colom anticipó que la búsqueda de recursos financieros para los planes de reconstrucción se efectuará en medio de una coyuntura "muy difícil" por los problemas financieros que enfrentan países de la Unión Europea.

En su declaración, los gobiernos instruyeron al Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) y a un par de sus organismos encargados de la prevención de desastres naturales a dar seguimiento a los proyectos que la región presentará para buscar financiamiento en la reunión de diciembre.

Las pérdidas en cultivos se traducen en millonarias pérdidas y hace planear el riesgo de hambrunas en la región.

De acuerdo con el informe "Economía del Cambio Climático", de la CEPAL, los últimos once "eventos extremos" de origen climático que afectaron a Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, han producido pérdidas por 13.642 millones de dólares a valores de 2008.