•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El huracán "Rina" seguía intensificándose el martes cuando subió a categoría dos en la escala Saffir-Simpson, de cinco niveles, mientras se acerca a la península mexicana de Yucatán, amenazando a los balnearios de Cancún y Cozumel, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En las últimas horas "Rina" aumentó sus vientos máximos sostenidos a 175 kilómetros por hora y advierte que podría transformarse en un "huracán mayor" en la noche del martes o primeras horas del miércoles, antes de acercarse a la costa mexicana en la mañana del jueves.

"Rina se fortalece lentamente, se prevé que se acerque a la costa este de la Península de Yucatán el miércoles en la noche y el jueves", dijo el informe del NHC de las 21H00 GMT.

"Rina" se ubica actualmente a 440 kilómetros al este-sureste de la costa mexicana de Chetumal y a 440 km al sureste de Cozumel, y se traslada con dirección oeste a 6 km por hora, según el NHC, organismo con sede en Miami.

Una advertencia de huracán rige para la costa este de la península de Yucatán, desde la localidad de Punta Gruesa hasta Cancún.

El estado de Quintana Roo (este), en el Caribe mexicano y donde está el balneario Cancún, se declaró en alerta amarilla e inició el desalojo de pequeñas poblaciones en zonas de riesgo. El gobierno del vecino estado de Tabasco (sureste) también se mantiene alerta.

En Nicaragua, 25 pescadores y cuatro marineros nicaragüenses que desaparecieron el domingo en el Caribe durante una operación de evacuación por la amenaza del huracán Rina, fueron encontrados y rescatados "sanos y salvos" tras 28 horas de búsqueda, informó este martes la Defensa Civil.

Los náufragos llegaron "sanos y salvos" en la madrugada de este martes al muelle de Bilwi, capital de la la Región Autónoma del Atlántico Norte (Raan), dijo vía telefónica a la AFP el jefe de Defensa Civil de la zona, teniente coronel Fredy Herrera.

América Central aún lucha por recuperarse de recientes lluvias torrenciales que provocaron mortales inundaciones y deslizamientos de tierra, anegando tierras de cultivo y provocando daños por cientos de millones de dólares.

Más de 100 personas murieron en esa región, incluyendo 36 muertos en Guatemala, 34 en El Salvador y 18 en Honduras.

Rina es el sexto huracán y la decimoséptima tormenta con nombre que se registra en la actual temporada de huracanes en el Atlántico.