•   BENGASI / AFP  |
  •  |
  •  |

El exdirigente libio Muamar Kadhafi fue enterrado la noche del lunes en un lugar secreto por el nuevo régimen, que pidió este martes la prolongación de la misión de la OTAN en Libia.

Uno de sus hijos, Saif al Islam, y el exjefe de los servicios de Inteligencia libios, Abdalá al Senusi, sobre quienes pesa una orden de captura de la Corte Penal Internacional, CPI, se acercaban a la frontera con Níger, afirmó este martes a la AFP un responsable tuareg nigerino.

“Saif al Islam no constituye una amenaza. Su padre, su ejército, sus mercenarios han sido derrotados”, afirmó el ministro libio interino de Petróleo y Finanzas del Consejo Nacional de Transición, CNT, Ali Tarhuni.
Anunció además que el CNT quiere que la OTAN permanezca en Libia “al menos un mes”.

La Alianza Atlántica había anunciado el viernes que tenía la intención de poner fin a su operación militar en Libia el 31 de octubre. Por de pronto, la ministra de Defensa española, Carmen Chacón, anunció este martes la retirada de las tropas en cuanto se confirme formalmente el final de la operación.

Muamar Kadhafi, muerto tras haber sido capturado vivo en Sirte, su ciudad natal, fue enterrado en “un lugar secreto”, indicó a la AFP un miembro del consejo militar de Misrata (oeste) que pidió no ser identificado.

Muatasim Kadhafi, otro de sus hijos, y el exministro de Defensa Abu Bakr Yunes Jaber, también muertos tras ser capturados el jueves pasado por las milicias del CNT, fueron enterrados cerca del exlíder libio, añadió la fuente.

Un convoy se lo llevó
En Misrata, guardias destacados a la entrada del mercado de un suburbio donde el cadáver de Muamar Kadhafi había sido exhibido durante varios días en una cámara frigorífica, informaron que un convoy de cuatro o cinco vehículos se llevaron los cadáveres la noche del lunes hacia un lugar desconocido.

Tres dignatarios religiosos partidarios de Muamar Kadhafi oraron y realizaron una ceremonia religiosa antes de la inhumación, según el miembro del Consejo Militar.
El padre y dos hijos del exministro de Defensa estaban presentes durante el sepelio, agregó la fuente.

“Yo vi el permiso de inhumación. Indicaba que Kadhafi tenía dos heridas de bala, una en la cabeza y otra en el pecho, y que presentaba cicatrices de operaciones quirúrgicas del pasado, una en la nuca, dos en el estómago y otra en la pierna izquierda”, precisó la fuente.

El entierro de Kadhafi tuvo lugar pero la polémica sobre las circunstancias de su muerte se mantiene viva. Se hizo una autopsia, pero el médico que la efectuó dijo esperar autorización de las nuevas autoridades en Trípoli para hacer públicos los documentos.

Las nuevas autoridades libias afirman que el exdirigente murió por un tiro en la cabeza durante un tiroteo. Sin embargo, testimonios y videos grabados en el momento de su arresto sugieren que pudo haber sido víctima de una ejecución sumaria.

El presidente del CNT, Mustafá Abdeljalil, exministro de Justicia de Kadhafi, señaló que los libios habrían querido que el exdirigente fuera juzgado para que se “sintiera lo más humillado posible”, y añadió que “aquellos que tenían interés en su muerte rápida era los que lo apoyaban”.