•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Sistema de las Naciones Unidas en El Salvador pidió hoy a la comunidad internacional 15,7 millones de dólares para atender las necesidades inmediatas de unas 300.000 personas afectadas por las lluvias que azotaron el país a mediados de este mes y causaron 34 muertos y miles de damnificados.

"Como parte de la respuesta humanitaria urgente nos hemos empeñado de manera conjunta con los socios comunitarios en realizar un llamamiento de ayuda a la comunidad internacional por 15.769.212 dólares", dijo el representante de las Naciones Unidas en El Salvador, Robert Valent, al oficializar el llamamiento en un acto celebrado en la Cancillería salvadoreña.

Con esos recursos, indicó, se espera "apoyar en una primera respuesta" las necesidades de las personas afectadas.

Los fondos, solicitados a través del mecanismo "flash appeal" (llamamiento urgente), "están orientados a cubrir las necesidades prioritarias de aproximadamente 300.000 personas", agregó.

Valent aclaró que los fondos solicitados son "complementarios" a la ayuda que el Gobierno, la empresa privada y la sociedad civil salvadoreña han aportado y aportarán.

"Estos 15,7 millones de dólares son una gota de agua en un océano de necesidades pero son críticos porque están destinados a salvar vidas", consideró Valent.

Los 15,7 millones de dólares servirán para brindar asistencia alimentaria, salud, protección y seguridad, saneamiento, ayuda al sector agrícola, educación y albergues.

Valent también resaltó durante su discurso que "El Salvador, como toda Centroamérica, está pagando los platos rotos de una fiesta (a la) que ni siquiera han sido invitados: los efectos del cambio climático".

"Existe un deber moral de parte de los países más ricos de asistir a los países que se encuentran en condiciones desfavorables para enfrentar los estragos del cambio climático", enfatizó.

"Asimismo, existe un imperativo para los países con alta vulnerabilidad de diseñar e implementar políticas públicas que procuren minimizar los riesgos y optimizar la respuesta", añadió.

Por su parte, el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, dijo también durante el acto de llamamiento que el "flash appeal" es "una herramienta para estructurar una respuesta humanitaria coordinada para los primeros tres a seis meses de la emergencia que acabamos de sufrir".

"Este llamado es muy importante" porque esa asistencia "todavía la podemos catalogar como ayuda para la emergencia y para la rehabilitación", precisó el canciller.

Al mismo tiempo resaltó que El Salvador y los demás países de la región ya dieron "el siguiente paso, que es el llamado para la ayuda para la reconstrucción".

En una reunión extraordinaria que llevaron a cabo el martes en San Salvador, los presidentes de Centroamérica solicitaron el apoyo de la comunidad internacional para "la pronta reconstrucción" de los países de la región que han sido afectados por las lluvias, a través de la creación de un Grupo Consultivo para la Reconstrucción.

Según anunció ese día el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, la reunión con el Grupo Consultivo se llevará a cabo el 16 de diciembre próximo en este país centroamericano.

La Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA) cifró el martes en 1,2 millones el número de personas damnificadas a consecuencia de las últimas lluvias en Centroamérica, según datos divulgados el martes en Ginebra.