•   Playa del Carmen  |
  •  |
  •  |
  • AFP

“Rina” se degradó de huracán a tormenta tropical mientras bordeaba el jueves la costa Caribe de México, entre los balnearios de Cancún y Playa del Carmen (este), aunque las autoridades no bajan la guardia pues seguirá provocando lluvias hasta la próxima semana.

"“Rina” se debilitó a tormenta tropical", dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense en Miami en su informe de las 23H00 GMT, al precisar que sus vientos máximos sostenidos disminuyeron a 95 km por hora.

El centro ciclón que desde el lunes avanzaba hacia Cancún y otros centros turísticos del Caribe mexicano, se encontraba este jueves a 55 km al sur de la isla de Cozumel. De acuerdo a las proyecciones, “Rina” dará un giro y se estacionará ante la Península de Yucatán hasta el martes.

Las autoridades del estado de Quintana Roo, donde están los destinos turísticos de Cancún, Playa del Carmen y las islas Mujeres y Cozumel, mantuvieron la orden de evacuar los poblados costeros, mientras alarmados turistas buscaban cupo en los vuelos.

En la noche del jueves la tormenta se acercaba a la isla de Cozumel que comenzó a ser afectada por fuerte vientos y oleaje.

"Las medidas de prevención no se han levantado, continúa la orden de resguardo obligatorio para toda la población ya que la ruta de la tormenta es errática, seguimos en alerta", dijo a Rudy Erosa, director de Protección Civil de la isla de Cozumel, de unos 90.000 habitantes.

"Entre el martes y el miércoles abandonaron la isla unos 2.000 turistas y permanecen unos 850, la mayoría de América del Norte, que resguardamos en los hoteles" usados como refugios, aseguró. La isla está aislada, pues desde el miércoles se suspendió la ruta de ferry que la une a tierra firme y el aeropuerto local también está cerrado.

Después de pasar por Cozumel y la tormenta se adentrará este viernes en tierra firme, cerca de Playa del Carmen.

En esta ciudad de 150.000 habitantes, un 7% de ellos extranjeros, algunos turistas desafiaron las advertencias. "Están saliendo al muelle, donde corren riesgos y por eso les invitamos a regresar a los hoteles", señaló Arturo Qtuyob Kú, un policía local.

"Viví seis años en Florida (Estados Unidos), los huracanes no me asustan. Estoy calmado. Quiero hacer fotografías del contraste del cielo gris y el agua turquesa, el huracán ya está debilitado", comentó a la AFP Alan Fontaine, de Montreal (Canadá), mientras era llevado de regreso por el policía.

En Playa del Carmen se habilitaron diez refugios para 1.700 personas, "y dependiendo de la cantidad de lluvia abriríamos más", explicó Gerardo Alanilla, director local de Protección Civil.

En Cancún, devastado en 2005 por el huracán Wilma, cientos de turistas intentaron volver a sus países desde el saturado aeropuerto internacional, ante la cancelación de 132 de los 192 vuelos programados, dijo Eduardo Rivadeneira vocero de la terminal aérea.

Las ruinas arqueológicas de Tulum, construídas al pie del mar, permanecen cerradas, en tanto que las poblaciones pesqueras aledañas fueron evacuadas desde el miércoles.