•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Centenares de estudiantes universitarios de Honduras condenaron hoy la violencia en su país y exigieron paz y justicia a las autoridades gubernamentales.

En una jornada de solidaridad con los jóvenes asesinados en Honduras, principalmente los universitarios Carlos Pineda Rodríguez y Rafael Alejandro Vargas Castellanos, muertos en un hecho que se investiga, los manifestantes se congregaron en un aparcamiento de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en Tegucigalpa, para condenar la violencia portando velas y globos blancos.

El estudiante Rafael Alejandro Vargas era hijo de la rectora de la Universidad Nacional, Julieta Castellanos, quien participó en el acto de solidaridad con ella acompañada por otros familiares, así como la madre del otro joven asesinado, Aurora de Pineda.

"Repudiamos el crimen contra Carlos y Rafael Alejandro", "Sí a la vida, no a la violencia", "justicia y paz", "alto al crimen, alto a la barbarie" y "alto a los asesinatos y persecuciones de los jóvenes en Honduras", se leía en algunas de las pancartas que portaban los universitarios.

Durante la manifestación frente a la estatua del fundador de la UNAH, José Trinidad Reyes, en el siglo XIX, el ambiente se vio iluminado por las velas que portaban los estudiantes y por una fogata encendida para representar "la esperanza en el corazón de los hondureños diciendo: paz en Honduras", según los organizadores.

La rectora Castellanos expresó que "los niveles de violencia que el país tiene son responsabilidad de las autoridades que no toman decisiones".

"No podemos culpar a nadie más", agregó la rectora, quien además recordó que ella ha venido trabajando desde hace varios años contra la violencia que sufren los jóvenes en Honduras.

Castellanos es fundadora del Observatorio de la Violencia de la UNAH, que este año ha registrado cifras que señalan que en Honduras son asesinados 82 personas por cada 100.000 habitantes.

En el acto de esta noche también se destacó de que entre enero y octubre de este año en Honduras han sido asesinados 64 estudiantes de educación secundaria y universitaria, cuya memoria fue honrada hoy en la máxima casa de estudios.

En los ocho centros regionales de la UNAH que funcionan en todo el país también se han celebrado actos similares para condenar la violencia en el país centroamericano.

La "fogata por la paz" fue promovida por estudiantes de todos los frentes de la universidad con el respaldo de sus autoridades.

El vicerrector de Orientación y Asuntos Estudiantiles, Ayax Irías, dijo a ACAN-Efe que el acto de hoy es el primero de una serie que realizará la Universidad Nacional para crear conciencia en la sociedad sobre la ola de violencia que vive el país.

"Esta masacre contra los jóvenes y otros compatriotas sólo la podemos revertir con la unidad del pueblo hondureño", enfatizó Irías.

Los estudiantes también colgaron mensajes escritos a mano expresando su repudio por la violencia en Honduras y pidiendo al gobierno que preside Porfirio Lobo que garantice la seguridad.

"La muerte de Carlos y Rafael Alejandro le duele a la patria", se leía en uno de los mensajes, mientras que la madre de Carlos Pineda, le pidió a las autoridades que si no pueden controlar la violencia en el país "entonces renuncien".