• BANGKOK / AFP |
  • |
  • |

Las inundaciones que provocaron un éxodo de la capital de Tailandia, avanzaban este viernes hacia el centro de la ciudad, al punto que el gobierno analizaba sugerencias para hacer cortes en las rutas que bloquean el paso del agua, y evaluaba el impacto del desastre en la economía.

Bangkok, con sus 12 millones de habitantes se encuentra en alerta máxima a causa de las amenazas provenientes de dos frentes, la cíclica marea alta que este fin de semana deberá coincidir con la llegada de una enorme masa de agua de las ya anegadas planicies del centro del país.

No obstante, el barrio de negocios de la capital tailandesa seguía sin inundarse en las últimas horas del viernes. La marea alta de la noche del viernes resultó más baja de lo previsto, por lo que se esperaba que las barreras colocadas en el río Chao Phraya bastarán para detener las aguas durante este largo y crucial fin de semana.

Ayer viernes, el Banco Central de Tailandia revisó a la baja su previsión de crecimiento para este año, pasado de una expectativa inicial de 4.1% a una de 2.6%, una drástica reducción que refleja el enorme impacto de las inundaciones en la economía del reino.

“Las inundaciones, que afectan no solamente a la producción agrícola sino también a la actividad manufacturera, podrá tener un efecto importante en el crecimiento del cuarto trimestre”, señaló el Banco Central en su nota.

Esta situación afecta a la lucrativa industria tailandesa del turismo, ya que Estados Unidos se sumó a otros países, incluyendo Gran Bretaña, Singapur y Canadá, al recomendar evitar ahora los viajes a Bangkok.

Daños multimillonarios
La crisis, que ya lleva tres meses, dejó un saldo de por lo menos 377 personas muertas y causó daños en millones de casas, en especial en el centro y en el norte del país.

Centenas de millones de metros cúbicos de agua aún se acumulan al norte de la capital y se mueven lentamente hacia el sur, al tiempo que las autoridades buscan desesperadamente canalizar el líquido marrón a través de canales y ríos, pero una parte importante del centro de la ciudad permanece seca.

El gobierno informó que analizaba una propuesta presentada por empresas privadas para cavar temporalmente canales de dragado a través de cinco rutas que bloquean el paso del agua al este de Bangkok, para acelerar el flujo de esa masa de agua hacia el Golfo de Tailandia.

Las autoridades locales abrieron compuertas alrededor de la ciudad para permitir que el agua se traslade hacia canales, pero expertos y responsables han ofrecido informaciones contradictorias sobre los riesgos de una enorme inundación en el centro de la ciudad.