•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió este sábado "el final inmediato de las operaciones militares contra los civiles" en Siria, que registró el viernes una de las jornadas más sangrientas en semanas, con 36 civiles muertos.

Citado por su portavoz, Ban también pidió "la liberación de todos los presos políticos y de las personas detenidas por haber participado de manifestaciones".

"La violencia es inaceptable y debe cesar inmediatamente", señaló, exhortando a las autoridades sirias a lanzar "reformas ambiciosas" para responder a las expectativas de la población.

Las fuerzas de seguridad sirias mataron al menos a 36 civiles el viernes, en una jornada en la que la oposición convocó una manifestación a favor de una zona de exclusión aérea para poner fin a la sangrienta represión.

La mayor parte de las víctimas fallecieron en las ciudades de Homs y Hama (centro del país), dos de los principales focos de rechazo al régimen del presidente Bashar el Asad, cuando las fuerzas de seguridad dispararon con balas reales para dispersar a los manifestantes.