•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, tildó hoy de "desactualizado" un informe divulgado por Naciones Unidas que sitúa al país como el más violento del mundo y aseguró que su Gobierno hace "enormes esfuerzos" por evitar que sea "un narcoestado".

"Se trata de un informe con datos desactualizados", pues se basa en "un reporte temporal muy preciso, del 2004 al 2009", dijo Funes ante el cuerpo diplomático en Casa Presidencial, en el mismo mensaje en que dio un balance de daños por las recientes lluvias en el país.

Los datos "se refieren a una realidad en la que nosotros no estábamos gobernando, del 2004 al 2009; yo recibí el Gobierno el 1 de junio del 2009 y, por lo tanto, el informe contemplará a lo sumo los primeros meses de mi gestión", agregó Funes, primer presidente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

El informe "Carga global de la violencia armada", de la organización Small Arms Survey, divulgado el jueves en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, señala a El Salvador como el país más peligroso del mundo, con 62 asesinatos por cada 100.000 habitantes entre 2004-2009.

Este período abarca los últimos meses del Gobierno de Francisco Flores (1999-2004) y el de Elías Antonio Saca (2004-2009), ambos de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, dijo ayer que la calificación que el informe da al país "tristemente es válida" e instó al Gobierno y a la sociedad a no quedarse "como que nada, como que las cosas están bien".

"Ya saben ustedes que las recientes estadísticas en materia de homicidios, al menos en lo que se refiere a tasa de homicidios, es decir número de homicidios por 100.000 habitantes, ponen al hermano país de Honduras en primer lugar", expresó Funes ante embajadores y representantes de organismos internacionales.

Añadió que esas estadísticas, que no precisó, "muestran también el crecimiento (de crímenes) que se da en países de la región como Guatemala y México".

"Por eso es que, insisto, se trata de un informe con datos desactualizados", remarcó el mandatario salvadoreño, que no brindó cifras de su Gobierno sobre el impacto de la violencia.

"No da cuenta la prensa, en su reproducción de aquel informe difundido por Naciones Unidas", de "la labor que el Estado salvadoreño desarrolla para enfrentar el peligro de la expansión del narcotráfico y de que terminemos siendo un narcoestado, como es el temor lógico de la comunidad internacional", criticó Funes.

Sostuvo que cuando él asumió el Gobierno encontró que "el Estado en todos los órdenes había sido desarticulado".

"La penetración del crimen organizado y el crecimiento del delito y la violencia asesina en el país era una realidad insoslayable y a la vez encubierta por las autoridades y por la mayoría de medios de comunicación, que lamentablemente respondían al partido de Gobierno", aseguró.

Pero ahora "hacemos enormes esfuerzos por recuperar las instituciones, para enfrentar en mejores condiciones al crimen y para evitar que El Salvador sea un narcoestado", enfatizó.

Funes también abogó por "una labor conjunta" de Centroamérica, México y Colombia contra el narcotráfico.

Las autoridades policiales salvadoreñas reconocen que en el país se comete un promedio de 11 asesinatos diarios.