•   NUEVA YORK / AFP  |
  •  |
  •  |

Unas dos millones de personas seguían ayer  lunes sin electricidad en la costa este de Estados Unidos, tras la inusual y feroz tormenta de nieve del sábado, que dejó al menos a 12 muertos, según fuentes oficiales.

De su lado, los transportes públicos y los aeropuertos volvían lentamente a operar con normalidad en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Massachusetts, que habían declarado el Estado de Emergencia el mismo sábado.

El saldo de muertos por la tormenta aumentaba con el correr de las horas y se elevaba al menos a 12: dos en Connecticut, cinco en Pennsylvania, tres en Massachusetts y dos en Nueva Jersey (aún a la espera de confirmación oficial), según datos obtenidos por las AFP en oficinas gubernamentales de esos estados.

Avión bloqueado
Un avión de la compañía Jet Blue estuvo bloqueado el sábado durante siete horas en la pista del aeropuerto Bradley, cerca de Hartford, Connecticut, con más de 100 pasajeros, luego de no poder aterrizar en Newark (Nueva Jersey), a raíz de las malas condiciones meteorológicas.

En Nueva Jersey, unas 400,000 personas aún no tenían luz en sus hogares, indicó el lunes el gobernador Chris Christie en una conferencia de prensa en Trenton, la capital estatal.

“Todavía tenemos a unas 400,000 personas que necesitan recuperar la electricidad”, afirmó Christie, agregando que esperaba que el “95%” de los hogares afectados volviese a tener luz antes del viernes.

El gobernador también se quedó sin electricidad en su casa: “Nos quedamos en casa con velas. Hacía realmente mucho frío el sábado por la noche en casa”, contó.

Christie explicó que el principal problema era la caída de miles árboles, provocada por la tormenta de nieve, inusual para octubre.

En Connecticut, más de 800,000 personas seguían sin tener electricidad en sus casas, decenas de miles no tenían conexión telefónica y varios miles fueron alojadas en refugios abiertos tras la tormenta, indicaron las autoridades el lunes.

“Anoche teníamos 50 refugios abiertos a lo largo del estado; sabemos que hemos albergado a varios miles de personas. Creemos que en las próximas noches se abrirán más refugios”, dijo el gobernador Dannel Molloy en una conferencia de prensa en Hatford, capital de Connecticut.

Molloy indicó que aún había retrasos en los aeropuertos del Estado, pero que el servicio de trenes estaba restablecido, mientras que algunos autobuses funcionaban con demora o sus rutas habían sido suspendidas.