•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, anunció hoy el inicio, este martes, de una nueva estrategia de seguridad nacional llamado "Operativo Relámpago", sobre el cual no se han brindado mayores detalles.

"Hoy se inicia un proceso esperanzador para la sociedad hondureña, debemos actuar con prudencia y reserva, pero quiero reiterar ante el pueblo hondureño mi firme determinación de hacer un esfuerzo máximo enmarcado en la ley, para reducir la impunidad que hoy nos hace sentirnos indignados", expresó en cadena nacional de radio y televisión.

El mandatario hondureño dio su mensaje apenas unas horas después de haber destituido a los oficiales que ocupaban altos cargos dentro de la estructura de la Policía Nacional y de haber juramentado a la comisionada Coralia Rivera, como nueva viceministra de Seguridad.

"Es innegable que necesitamos que los operadores del sistema de seguridad recuperen la confianza de los habitantes de nuestro país", expresó Lobo, en momentos que hay indignación generalizada, luego
que oficiales de la Policía permitieron la fuga de cuatro agentes incriminados en el asesinato de dos jóvenes universitarios.

Añadió que es impostergable la necesidad de coordinar acciones con el Poder Judicial, el Ministerio Público, Policía Nacional, los centros penitenciarios y las propias Fuerzas Armadas para enfrentar el crimen y la violencia.

No obstante, recalcó que más que armas y vehículos para combatir el alto nivel de criminalidad, se necesita el apoyo de la sociedad y la participación de la población para hacer frente a un enemigo que a todos afecta.

El gobernante dijo que con el "Operativo Relámpago" se pretende como acción urgente asegurar la presencia de las autoridades en los sectores de mayor conflictividad y emprender acciones preventivas con otras actividades de monitoreo, supervisión y evaluación.

"Tenemos que efectuar acciones de corto, mediano y largo plazo, quizás la más importante es reconocer que la represión por si misma no resuelve el problema, por eso deben enfrentarse las causas del delito", apostilló Lobo.