•   DAMASCO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Liga Árabe acusó a Damasco del incumplimiento del plan propuesto por la organización para resolver la crisis en el país, donde el régimen de Bashar al Asad acentuaba la represión con al menos 12 muertos este domingo, tras la oración de la fiesta musulmana del sacrificio.

El régimen sirio dio su acuerdo el miércoles al Plan Árabe que prevé un cese de la violencia, la liberación de las personas detenidas durante la represión, la retirada del ejército de la calle y la libre circulación de los observadores y medios de comunicación internacionales, antes de la apertura de un diálogo entre el régimen y la oposición; desde entonces las operaciones de las fuerzas de seguridad causaron casi 60 muertos.

La Liga Árabe decidió mantener una nueva reunión sobre Siria el 12 de noviembre porque “el gobierno sirio no cumplió con su compromiso de aplicar el Plan Árabe para solucionar la crisis”, según un comunicado de la organización.

El sábado, el jefe de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, había instado al régimen de Asad a aplicar “inmediatamente” su plan para prevenir una “catástrofe” si sigue la violencia.

Los opositores sirios habían rechazado dialogar con el régimen de Damasco, acusándolo de intentar “ganar tiempo”.

Protestas siguen firme
Sobre el terreno, la movilización de los militantes contra el régimen sigue sin flaquear con manifestaciones, en ocasiones masivas, desde la oración del alba en numerosas ciudades para pedir la caída del régimen y apoyar a Homs (centro), escenario de operaciones militares desde hace varias semanas.

Dieciséis civiles murieron a manos de las fuerzas de seguridad en varios barrios de esta ciudad de Siria, sometida a incesantes bombardeos desde hace varios días, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.

Además, dos civiles murieron a balazos en Hama (centro) y otro en Idleb (norte).

Las Fuerzas Armadas intervinieron también en Zamalka e Irbin, en la provincia de Damasco. En la capital, dispersaron con gases lacrimógenos y disparos al aire una manifestación en Kafar Susé, donde cinco manifestantes resultaron heridos y más de 70 personas fueron detenidas, informaron los activistas.