•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

La oposición siria pidió ayer lunes “protección internacional” para la población civil frente a una represión cada vez más mortífera por parte de las fuerzas del régimen, que acusó a Estados Unidos de estar implicado en los “sangrientos sucesos” en Siria.

El Consejo Nacional Sirio, CNS, que reúne a la mayoría de las corrientes de la oposición, acusó a las fuerzas gubernamentales de cometer “matanzas bárbaras” en Homs (centro), punto álgido de la revuelta bombardeado y asediado por las tropas del régimen de Bashar al Asad.

Ignorando las sanciones decididas por los países occidentales y las presiones de la Liga Árabe, Siria ha proseguido con sus operaciones de seguridad, a pesar de su acuerdo “sin reservas” el 2 de noviembre a un plan árabe para salir de la crisis, dejando desde entonces más de 80 muertos, de los cuales ocho este lunes.

El CNS declaró a Homs “ciudad siniestrada” y reclamó en un comunicado “el envío inmediato de observadores árabes e internacionales”.

Los opositores consideran Homs, tercera ciudad del país y que ha dado el mayor número de “mártires”, “capital de la Revolución” siria.

Homs es la última gran ciudad cuyo control total escapa a las autoridades, después de Lataquia, Hama, Deir Ezor y Banias.

El ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé dijo que conversaría con sus interlocutores de la ONU sobre este llamado a la protección internacional.

Brutalidad en Homs

Según ONG sirias, el ejército lanzó esta madrugada un ataque de envergadura contra barrios de Homs, en donde 16 civiles murieron el domingo.

Según el CNS “los cuerpos cubren las calles” en la ciudad en donde el ejército utilizó “artillería pesada, cohetes y la aviación”. “El ejército cerca Homs por quinto día consecutivo para quebrar la voluntad de sus habitantes que osaron rechazar la autoridad del régimen”, agregó el CNS.

Cinco civiles murieron en Homs y un sexto, una niña, en la localidad cercana de Hula, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos que agregó que otros dos civiles murieron en Kfarzita, en la provincia de Hama.

En la gobernación de Idleb (noroeste), los soldados se desplegaron en la ruta internacional Khan Cheijun/Maaret al Noman. “Controlan los vehículos en busca de militantes” después de violentos enfrentamientos nocturnos entre soldados y presuntos desertores cerca de la localidad de Hiche.

El Ejército Libre de Siria, ALS, un movimiento de oposición armada, reivindicó en Twitter una operación cerca de Hiche, donde afirmó haber matado a nueve agentes de seguridad y milicianos partidarios del régimen.

De su lado, el ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Mualem, acusó a Estados Unidos de “estar implicado actualmente en los sangrientos sucesos en Siria” y pidió a la Liga Árabe que “condene este implicación y que haga lo necesario para poner fin a ella”, en una carta dirigida a la organización panárabe.