•   GUATEMALA / AFP  |
  •  |
  •  |

El general derechista Otto Pérez, electo presidente guatemalteco, tras prometer mano dura contra el crimen que agobia al país, llamó este lunes a forjar acuerdos en un Congreso fragmentado en múltiples bancadas y en el cual él tiene un tercio de escaños.

Pérez, un militar especializado en lucha contra la insurgencia durante los años de la guerra civil que dejó 200,000 muertos, ganó la segunda vuelta electoral con el 53.7% de los votos frente al empresario derechista Manuel Baldizón, quien prometió aplicar pena de muerte y recibió 46.3% de sufragios.

El presidente electo, quien hereda un estado camino a la bancarrota, dijo que pedirá al Legislativo una reforma fiscal que aumente del 10 al 14% del Producto Interno Bruto la recaudación, incremento que los partidos hasta hoy en la oposición, el suyo incluido, negaron al mandatario saliente Álvaro Colom.

“Yo optimista y poniéndome en una mesa quisiera que la carga tributaria llegara ojalá a un 14%. Este un esfuerzo que tenemos que hacer”, afirmó Pérez, que deberá administrar un presupuesto que proyecta un déficit del 3% del PIB.

Retorma control del territorio

Al mismo tiempo, Pérez insistió en declarar la guerra a los carteles de drogas que operan en este país. “A esos grupos de narcotráfico yo les diría que van a encontrar un presidente que está decidido a retomar el control del territorio”, afirmó.

“Hablaremos con las bancadas que estén en la disposición de priorizar y poner primero los intereses de Guatemala y dejar por un lado los intereses personales”, dijo.

Pérez, un militar retirado de hablar cortante, hábito adquirido en 34 años de vida cuartelera, deberá tejer múltiples alianzas legislativas, ya que en el Congreso unicameral apenas dispone de 54 de los 158 escaños.

La segunda fuerza parlamentaria es el saliente oficialismo socialdemócrata de la coalición Une-Gana, que con sus 47 bancas aspira a poner en el centro del debate nuevamente los temas de desnutrición, pobreza y empleo.

“Dejemos las ideas diferentes, que nos unamos en los puntos de coincidencia que tenemos para trabajar conjuntamente y sacar adelante a Guatemala de esta crisis tan lamentable que estamos viviendo”, pidió Pérez.

Pero pese al llamamiento de “el general”, como lo llaman sus seguidores, el candidato derrotado Baldizón aseguró que ahora se convertirá “en el líder de la oposición”.

El presidente electo debe reemplazar el 14 de enero a Colom, quien carente de recursos, fracasó en sus intentos de resolver la gigantesca deuda social guatemalteca y en combatir al narcotráfico que usa a su país como ruta del 90% de la cocaína consumida en Estados Unidos.