•   Valparaiso, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de estudiantes marcharon este miércoles por el puerto del Valparaíso en un acto que terminó con disturbios en las cercanías del Congreso chileno, cuando el legislativo inició la discusión del presupuesto de Educación para 2012

La marcha reunió a 6.000 universitarios y secundarios según la policía y 30.000 de acuerdo con los estudiantes y transcurrió de forma pacífica por las céntricas y angostas calles de Valparaíso, al ritmo de tambores y gritos, mientras desde los edificios contiguos lanzaban papeles y globos en respaldo al movimiento.

"Queremos dialogar, pero le pedimos al gobierno que aprenda a escuchar y pare de criminalizar nuestro movimiento", afirmó a la AFP Claudio, estudiante de la Universidad Playa Ancha de Valparaíso, unos 120 km al oeste de Santiago.

Tras finalizar la protesta, un grupo de manifestantes intentó seguir marchando hasta el Congreso en un recorrido no autorizado. En ese instante, un grupo de encapuchados lanzó piedras y pintura a la policía, que repelió los ataques con carros lanza aguas y gas lacrimógeno. No hubo en lo inmediato reporte de heridos o detenidos.

Después de más de seis meses de protestas en todo Chile por una educación pública gratuita y de calidad, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) convocó a marchar este miércoles en Valparaíso, cuando el Congreso discute el presupuesto de Educación de 2012, que incluye un aumento de un 7,2%, considerado insuficiente por estudiantes y rectores.

En este marco, dirigentes de la Confech se reunieron más temprano con diputados y senadores.

"Si bien entendemos que esta ley de Presupuesto no va a contener todas las demandas del movimiento estudiantil, debe ser un llamado fuerte a que las demandas estudiantiles y sociales se acojan y no sean olvidadas, porque eso puede tener coletazos muy grandes para nuestra democracia", señaló el dirigente Giorgio Jackson.

Los estudiantes consideran "insuficiente" el aumento de los recursos para el próximo año, ya que aspiran a una reforma estructural del sistema educativo chileno, surgido durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), cuando se redujo a menos de la mitad el aporte público a la educación y fomentó la inclusión de los privados.

Inicialmente, los estudiantes rechazaron una mesa de diálogo con el Congreso y priorizaron la negociación con el gobierno, pero ésta se truncó desde el comienzo debido a la percepción de los estudiantes de que pese a que el Ejecutivo ha propuesto rebajas en los créditos y más becas no ha cedido a cambios más profundos.

La búsqueda de soluciones para el conflicto, que se mantiene con continuas marchas y la ocupación de algunas escuelas y universidades, se trasladó ahora al Parlamento, mientras que los estudiantes mostraron un acercamiento a la oposición de centroizquierda, con la que se han reunido en dos ocasiones sin definir propuestas ni términos concretos de la relación.

"Hemos sido muy enfáticos en que el Estado tiene que asumir un nuevo rol con la educación pública y tiene que hacerse cargo de regular el sistema privado, y nada de lo que se contempla en el Presupuesto va en esa dirección", señaló la dirigenta Camila Vallejo, quien destacó que sus demandas son "mayoritarias".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Patricio Melero, calificó como "un paso relevante" la reunión de los dirigentes estudiantiles con el Parlamento, al haber facilitado "un cauce institucional a las demandas estudiantiles".

Según Melero, "los cambios parten cambiando las leyes, y las leyes las cambian los parlamentarios por mayoría. Así se lo explicamos a la Confederación de Estudiantes de Chile".