•   Homs, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los activistas prodemocráticos convocaron nuevas manifestaciones para el viernes en Siria contra el régimen del presidente Bashar al Asar pese a que la represión se cobró 39 vidas este jueves.

Bajo el lema "pedimos la congelación de la adhesión de Siria a la Liga Árabe", las manifestaciones coincidirán con una reunión en El Cairo del comité ministerial árabe que acusa al régimen de Asad de no respetar el plan árabe que pide el cese de la violencia.

A esta reunión le seguirá el sábado otra en la que participarán todos los ministros árabes de Relaciones Exteriores.

El gobierno sirio había aceptado el 2 de noviembre este plan, que prevé la liberación de los prisioneros, la retirada del ejército de las ciudades y la libre circulación de los medios de comunicación en el país.

Pero desde ese día, las fuerzas del régimen encargadas de reprimir la revuelta reforzaron sus operaciones, causando decenas de muertos, en particular en Homs (centro), asediada y bombardeada por el ejército, según organizaciones sirias de defensa de los derechos humanos.

El jueves, 11 civiles murieron en Homs por disparos de las fuerzas de seguridad y cinco cadáveres de personas desaparecidas fueron hallados en esta región, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"Las fuerzas de seguridad detuvieron a tres heridos en un hospital privado" de Homs, considerada por los activistas como la "capital de la revolución" debido a la cantidad de "mártires" muertos desde el comienzo del movimiento de protesta el 15 de marzo.

En la gobernación de Idleb (noroeste), dos civiles murieron durante registros, añadió el OSDH.

En la misma región, "al menos cuatro soldados murieron en un ataque perpetrado por hombres armados, probablemente de desertores, contra un puesto militar cerca de la ciudad de Maaret al Nooman", señala la misma fuente.

En el este del país, dos militares murieron y cinco resultaron heridos cuando unos presuntos desertores atacaron un retén militar cerca de Deir Ezzor. Y en Harasta, cerca de Damasco, hubo enfrentamientos entre el ejército y presuntos desertores, según la misma fuente.

Al mismo tiempo, varias ciudades siguieron una huelga general convocada por la Comisión General de la Revolución Siria (CGRS), uno de los grupos que promueven la revuelta, "para apoyar a Homs", según vídeos difundidos por YouTube.

En Jabal al Zauiya, en la región de Idleb, las fuerzas de seguridad intentaron abrir los comercios por la fuerza, según el OSDH.

Francia y Estados Unidos, que reclaman la dimisión de Asad, criticaron al Consejo de Seguridad de la ONU por no actuar frente a la represión en Siria, que según Naciones Unidas ha causado más de 3.500 muertos desde mediados de marzo.

El Consejo Nacional Sirio (CNS), que reagrupa a la mayoría de las corrientes de la oposición, emprendió una campaña entre los países árabes para reclamar medidas severas contra el régimen, al que acusa de "matanzas bárbaras".

El CNS pide la apertura de un proceso en la Corte Penal Internacional contra el régimen por "genocidio", protección internacional para la población civil y ser reconocido como el "representante legítimo" del pueblo sirio.