•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Ramón Custodio, denunció hoy que en el país un grupo de poder busca aterrorizar a los periodistas y defensores de la libertad de expresión que luchan contra la corrupción y la impunidad.

"Cuando en una sociedad se ponen de moda los secuestros, las ejecuciones extrajudiciales y otros delitos, el mensaje que nos dan los que nos deben seguridad pública es que hay un aparato controlado de poder para estar intimidando a quienes mantenemos una actitud crítica", indicó Custodio a periodistas.

Agregó que el aparato controlado de poder, sobre el que no precisó detalles, le está enviando un mensaje al pueblo hondureño, que ellos son tan poderosos que pueden hacer cualquier cosa impunemente y en forma programada.

La denuncia de Custodio coincide con otras que han hecho algunos periodistas locales a raíz de sus informaciones sobre la implicación de policías en el asesinato de dos universitarios el 22 de octubre pasado en Tegucigalpa y otros delitos que incriminan a agentes y oficiales de la Policía Nacional.

Custodio calificó de "condenable" el interés de aterrorizar y acallar la voz de los periodistas que denuncian los actos de corrupción y la impunidad que hay en Honduras.

"Hasta ahora el Gobierno se ha mostrado indiferente ante tales acontecimientos que atentan contra el derecho a la vida, el derecho al trabajo, el derecho a la libre emisión del pensamiento y el derecho a buscar, diseminar e informar libremente por parte de los comunicadores sociales", enfatizó el comisionado.

Añadió que la violencia contra periodistas sigue siendo "una amenaza muy grave para el ejercicio del derecho a la información, particularmente contra quienes cubren y denuncian problemas sociales, como el crimen organizado, el narcotráfico, violaciones a los derechos humanos y actos corrupción".

Entre 2010 y lo que va de 2011 en el país centroamericano han sido asesinado unos 16 periodistas, casos que hasta ahora no han sido esclarecidos.

El comisionado estatal de derechos humanos recordó que en los años 80 del siglo pasado se perseguía a la gente por cuestiones ideológicas, mientras que ahora se atenta contra los que defienden la libertad de expresión y denuncian la corrupción y abusos de autoridad.

En su opinión, el presidente hondureño, Porfirio Lobo, debe proceder "con urgencia" a intervenir y depurar la Policía Nacional, exceptuando los elementos honestos que hay en la institución.

Además, considera que por falta de una política criminal del Estado los gobiernos han caído sucesivamente en la trampa de la improvisación y reiteración de una misma propuesta fracasada, persistiendo en el error de creer que la solución era el simple aumento de los policías.

En la práctica se ha visto que el aumento del número de policías, de 7.500 a unos 14.000 en los últimos seis años y del presupuesto para seguridad, no ha sido solución.

Al contrario, según expreso Custodio, "hasta ahora la delincuencia ha desbordado la capacidad preventiva o de la represión policial del delito".

El ombudsman hondureño dijo además que es necesario rescatar la Policía de los malos mandos porque desde la misma institución se mata y deja en libertad a los supuestos culpables que además extorsionan y trafican con armas, en referencia al reciente asesinato de dos universitarios, de lo que se acusa a ocho policías, cuatro de ellos prófugos.